Home / Arte / Isadora Duncan

Isadora Duncan

isadora-2

Isadora Duncan se considera la bailarina creadora de la danza moderna. Nacida en San Francisco el 27 de mayo de 1877, la revolucionaria mujer tuvo el carácter para bailar desde el corazón y olvidarse de las reglas de la danza clásica.

Desde pequeña tuvo una influencia cercana al arte, pero no de manera académica, su madre daba clases de piano por lo que escuchaba música clásica de autores como Mozart, Schubert y Schumann. De acuerdo a sus biógrafos la infancia de Isadora era solitaria y contemplativa, pues siempre estuvo fascinada por las olas del mar, un movimiento que intentaba imitar con sus brazos y piernas.

Su familia tuvo problemas económicos que giraban alrededor del comportamiento de su padre, el cual en un suceso incendió su casa y terminó con todas las pertenencias que les quedaban.

Se cuenta que Isadora convenció a su madre y hermana a emigrar a Europa, decisión poco común en la época debido a los problemas políticos del momento. En 1900 llegaron a Londres, dónde Isadora se cultivó aún más, acudiendo a museos y dejándose influenciar por las filosofías de su momento como el expresionismo que permitía mostrar a través del arte el dolor, la angustia y las emociones a flor de piel. Esto lo expresaba con su danza, aspecto en su época revolucionario, pues la gente estaba acostumbrada a ver a bailarinas con tutú, zapatillas, pelo recogido, maquillaje exagerado y mucha escenografía. Isadora usaba ropa suelta que dejaba ver sus piernas y pies descalzos, el pelo suelto y sin maquillaje, por lo que el proceso para que su danza se aceptara tomó tiempo.

isadora

En sociedades que buscaban cambios como en la Unión Soviética, se comprendía mejor su baile, pero en América del Sur obtuvo muchos abucheos como es común con las propuestas novedosas.

Isadora se rodeaba de poetas y escritores, se casó con un poeta ruso 17 años menor que ella, Sergei Esenin que después de una relación tormentosa se suicidó. Tuvo muchos amantes y dos hijos de los que no rebeló el nombre de sus padres.

El 14 de septiembre de 1927 Isadora murió en un accidente casi ridículo; se subió a un coche y la mascada que llevaba alrededor del cuello se enredó con la llanta estrangulándola.

Dejó un legado muy importante, la ruptura con el baile clásico y la introducción de un baile desde las emociones, un baile libre y bello, una poesía moderna. Propuso un lenguaje de gestos del arte clásico y natural combinado con acciones naturales como correr y caminar. A diferencia de lo que muchos piensan, Duncan no improvisaba, creaba coreografías complejas y pensadas.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba