Home / Cultura General / La ganga de Estados Unidos

La ganga de Estados Unidos

AmericanGeographyAlaskaMtMcKinley

A mediados de 1860, Rusia se encontraba en una situación financiera complicada. Principalmente, se temía la pérdida de los territorios de Alaska ante los británicos, sin ningún tipo de compensación. Por lo tanto, el emperador Alejandro II decidió vender el territorio a Estados Unidos. Eduard de Stoeckl, ministro de Rusia y William Seward, ministro de Estados Unidos, comenzaron las negociaciones en marzo de 1867.

Alaska_in_United_States_(US49+1).svg

El ministro estadounidense fue fuertemente criticado: la locura de Seward, la nevera o el parque de oso polares, fueron algunos nombres despectivos que se le dieron a la compra del territorio aparentemente desolado y remoto por 7.2 millones de dólares.

7073e7d20f7f7a4d253e767cfaa0e93e_article

Actualmente, considerando la inflación, el importe pagado al zar ruso hace 150 años equivaldría a unos 100 millones de dólares, por extender el territorio estadounidense 1.5 millones de kilómetros cuadrados. Hoy, si se quisiera vender ese territorio, el estado entero valdría más de 15 mil millones de dólares, 150 veces más de lo que se pagó por él.  ¿Nada mal, no?

alaska-2

De cualquier manera, su venta no sería rentable, pues Alaska es también, un enorme depósito de recursos naturales. Desde mediados del s. XX, se encontraron grandes yacimientos petroleros al norte del estado, mismos que han estado siendo explotados desde entonces. El estado de Alaska es tan basto en este sentido que cada año, el gobierno regala a todos sus habitantes, una bonificación que puede llegar a miles de dólares.

alaska_citgo

Alaska tiene actualmente menos de un millón de habitantes, su PIB llega a los $44 mil millones de dólares anuales, 400 veces más de lo que se pagó a Rusia por su compra. Además resultó ser un territorio sumamente estratégico e invaluable al comenzar la Guerra Fría entre la Unión Soviética y Estados Unidos.

thule-pres

Hoy, la locura del ministro William Sweard no parece tan chiflada, la venta del territorio por parte de Rusia no tan estratégica y el parque de osos polares es mucho más basto y próspero que lo que se pensaba en las vísperas su negociación, hace 150 años.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba