Home / Cultura General / El ejército profesional más pequeño del mundo está en el Vaticano

El ejército profesional más pequeño del mundo está en el Vaticano

Todos los países cuentan con cuerpos militares y soldados entrenados en caso de guerra, para proteger a su país. Algunos ejércitos son innumerables y letales, especializados en fuerzas aéreas o marinos. Otros, como el ejército mexicano, especializados en rescates y ayuda humanitaria. Pero existe uno en particular, que se no se caracteriza por ser agresivo, ni violento. Es la Guardia Suiza, el cuerpo militar encargado de la Ciudad del Vaticano.

En la actualidad, se trata del ejército profesional más pequeño del mundo con aproximadamente 110 soldados. Fue creada el 21 de enero de 1506, tres años después de que el Papa Julio II ocupara la silla de San Pedro y pidiera a los nobles suizos, soldados para su protección. Entonces, eligieron a los mercenarios suizos, tras una evaluación sobre quienes serían los mejores para el cargo.

Diversos hechos de armas han inmortalizado el esfuerzo de estos soldados, pero el más memorable ocurrió el 6 de mayo de 1527, cuando se enfrentaron a un millar de soldados alemanes y españoles durante el saqueo de Roma por parte de las tropas del emperador Carlos V. Sobrevivieron sólo 42 de los 150 guardias suizos; éstos formaron un círculo alrededor del Papa Clemente VII y lograron que escapara por un pasaje llamado Passetto di Borgo el cual conducía al castillo de Sant’Angelo.

La función exclusiva de la Guardia Suiza, es la del ejército del Estado soberano de Ciudad del Vaticano. Está compuesta por: el Comandante de la Guardia Suiza, con el rango de coronel, el Vicecomandante de la Guardia Suiza y un capellán, teniente coronel, un oficial con el grado de comandante, dos oficiales de rango capitán, 23 mandos intermedios suboficiales, 70 alabarderos y dos tamborileros.

Se les entrena en procedimientos y manejo de armas modernas como el SIG 550, fusil suizo, y las pistolas SIG P226, SIG Sauer P220 y P226, aunque también se les enseña a manejar la espada y la alabarda. Reciben lecciones de autodefensa, así como instrucción básica en tácticas defensivas de guardaespaldas similares a las utilizadas en la protección de muchos jefes de Estado.

El actual uniforme fue diseñado por el Comandante de la Guardia, Jules Répond en 1910, a partir del modelo de Miguel Ángel hecho en 1505. El color rojo fue introducido por el Papa León X, en referencia al escudo de los Médicis. Los guardias suizos no usan propiamente botas altas, aunque sí medias a las piernas, sujetas a la altura de la rodilla por una liga dorada y cubiertas por polainas según la ocasión y clima. Este uniforme expresa la alegría de ser soldado, de combatir y de estar al servicio del Papa.

Aunque también el color rojo simboliza la sangre derramada en defensa del Papado, la Guardia Suiza no es un ejército especialista en guerra. Su función clave es la de proteger el Trono de San Pedro, y al sucesor de éste. Y es que tantos secretos y misterios se esconden tras sus paredes y tantos hechos sucedidos en tantos años, que resulta indispensable contar con un buen escuadrón, listo para defender al Vicario del Señor. Amen.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba