Home / Cultura General / Las experiencias de la infancia moldean el ADN

Las experiencias de la infancia moldean el ADN

¿Alguna vez te has preguntado por qué ciertas personas se ligan más hacia ciertas enfermedades en su edad adulta que algunas otras? La respuesta siempre está en el ADN, pero ¿éste cambia mientras crecemos? ¿De qué manera cambia? Y ¿qué consecuencias nos trae a nuestro cuerpo?

La infancia es posiblemente el periodo más importante para cualquier persona ya que es el periodo donde conocemos al mundo como es por primera vez. Para muchos, parece que estas experiencias podrían cambiar mucho más que nuestro psique, pues la magnitud de los cambios también puede afectar nuestro cuerpo a nivel genético.

Científicos de la Universidad North-Western en Estados Unidos han analizado cientos de genes asociados a la inflamación, buscando algún rastro de cambios epigenéticos. En sus descubrimientos, encontraron que un gran porcentaje de genes de la regulación de la inflamación se ven alterados a causa de ciertos eventos clave en su infancia, lo que sugiere que muchas de las enfermedades que sufrimos en años posteriores de nuestra vida podrían ser resultado de algo que sucedió muchos años antes.

Los expertos partieron de la hipótesis sobre el vínculo entre el entorno infantil y las variaciones en los procesos de inflamación del cuerpo podrían alcanzar al propio ADN.

Aunque nuestra secuencia de ADN esta normalmente enfocada en la concepción, se ha descubierto con el tiempo que los genes de cada individuo pueden seguir modificándose a través de procesos a los que se les llama epigenéticos.

Una de las formas más conocidas de estos procesos epigenéticos es la metilación (Implica que un grupo metilo (-CH3) se acopla a la estructura de ADN, por lo cual interfiere en su función), por la cual podemos llegar a entender que incluso un sutil cambio ambiental puede traer impacto en nuestro plan genético.

Aunque aún es muy pronto para entender completamente  los cambios genéticos que podemos llegar a experimentar, es claro que la infancia es una parte importante que puede establecer procesos biológicos que pueden afectar nuestra salud de los siguientes años.

En otro estudio donde se incluyó una muestra de 500 participantes de la Filipinas, se analizaron muestras de sangre y se incluyeron una serie de datos del principio de la década de los años 80. Las muestras revelaron que la metilación en los genes asociados a procesos que regulan la inflamación tenían una fuerte relación con experiencias de la niñez, incluyendo estado socioeconómico, de salud, la ausencia de uno de los padres o incluso si la persona nació en meses más fríos.

Esto es sólo el inicio de investigaciones, pero podría significar una gran diferencia en el futuro a la hora de lidiar con ciertas enfermedades y tener en cuenta la importancia que tienen nuestras emociones de la temprana edad con ello.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba