Home / Cultura General / Los bigotes con personalidad

Los bigotes con personalidad

bigotes

Muchos aspectos físicos pueden definir a una persona de las demás, pero es en realidad el talento lo que hace a una persona especial y la hace prevalecer en la historia. Esto no quiere decir que no haya algo mágico en la elección correcta de la usanza de un bigote.

Hay muchos personajes que nos vienen a la mente cuando pensamos en bigotes famosos. Esta vez vamos a destacar los que han hecho una personalidad del accesorio.

El bigote de Pancho Villa es uno de los que han hecho una imagen para el mexicano clásico revolucionario. No solamente en México, Pancho era caudillo del estado norteño de Chihuahua, el cual estaba tan cerca de Estados Unidos, que muchos norteamericanos recordaron a este guerrillero de un gran bigote. Villa fue popular no solamente en la memoria, en su momento tenía sus seguidores conocidos como villistas con los que se apoderaba de trenes y tierras de hacendados como un auténtico general revolucionario. El bigote de Pancho es inconfundible.

Cantinflas, cuyo nombre de nacimiento es Mario Moreno Reyes nos demostró a lo que puede llegar un bigote bien adecuado a un personaje. Este actor de orígenes humildes comenzó a actuar con un grupo de cómicos ambulantes con el que recorrió todo México. Fue a fines de los años 20 que hizo trabajos de actuación en locales de la Ciudad de México. En 1930 ya era el cómico más famoso del país. Pero todo esto acompañado de su gran bigote particular que se movía por encima de esa boca que hablaba sin parar con naturalidad en un desvariado monólogo, que seguía de grandes verbalismos, balbuceos y falta de sentido. Pero el resultado no era nada de sinsentido, él y su bigote se convirtieron en un ícono de lo que es ser mexicano, de la ingenuidad e inocencia que tan valiosas son en un mundo tan corrupto y confuso en donde lo único que parece real son las emociones.

Otro de los bigotes que son en sí mismos un cuadro surrealista, es el bigote de Salvador Dalí. Este excéntrico pintor español, fue un niño genio de una familia burguesa. Aprendió precozmente el impresionismo francés, el cubismo de Picasso y fue editor de la revista Stadium antes de cumplir 15 años.

Su bigote es igual de rebelde que él, representa esa originalidad que lo llevo a compartir estancia con André Breton el cual lo expulsa por cometerle una farsa de que estaba enfermo. En 1938 conoce a Sigmund Freud con el cual compartía la emoción de la estética surrealista en su indagación sobre los sueños. Este famoso bigote convirtió la irresponsabilidad provocativa en una estética. Su bigote fue igual de expresivo que el personaje detrás.

El bigote que tampoco puede faltar es el del personaje de Charles Chaplin. Aunque Chaplin argumenta que comenzó a usar ese bigote característico como una coincidencia ya que buscaba que su personaje pareciera más grande. Este bigote fue uno de los aspectos contradictorios de su “disfraz” en el que buscaba tener pantalones anchos, saco ajustado, sobrero de champiñón y zapatos grandes. Después le fue bastante útil para la película de “El gran dictador”, en la que la parodia a Hitler fue más clara con el bigote parecido. Su gran habilidad como cómico y actor hicieron de este bigote uno de los más reconocidos en el mundo. Este personaje que se auto compadece de su pobreza, a la vez que ridiculiza todo el sistema del trabajo, la institución e incluso el amor.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Comentarios (1)

  • Francisco Barajas

    Creo que el bigote de Zapata también es muy representativo del revolucionario mexicano… ¡Villa y Zapata fueron los mas grandes!… Saludos

    Responder

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba