Home / Cultura General / Los Hooligans

Los Hooligans

hooligans

Desde sus orígenes en Inglaterra en el siglo XVIII, el futbol ha sido relacionado con la violencia, ya que los partidos involucraban cientos de jugadores que se convertían en guerreros y las canchas en campos de batallas que contenían enfrentamientos de juventudes de pueblos rivales, así lo explica la antropóloga Liz Crowley. Actualmente se asocia el termino Hooligan a grupos de aficionados que agreden al equipo contrario durante el encuentro futbolístico. La tensión siempre es mayor durante los partidos “clásicos”. Una de las tragedias más conocidas y resultantes de este tipo de afición fue en 1985, en el estadio de Heysel en Bruselas, donde murieron 39 personas durante un partido entre Liverpool con la Juventus en la final de la Copa de Europa. La palabra Hooligan no tiene una etimología que compruebe su origen, pero hay varias teorías, una de ellas deriva de un nombre dentro de un informe policial en Londres de 1898 que apareció en The Times y se refería a un asesino llamado Patrick Hooligan.

El término Hooligan es normalmente referido a un hincha británico, pero Sudamérica no está libre de este tipo de seguidores, incluso tienen su propio apodo, “barras bravas” y en el resto de Europa les llaman “ultras”. El profesor Andrés Recasens Salvo, antropólogo de la Universidad de Chile dice que hay una gran diferencia entre un hincha y un barrista. Dice que el hincha tiene como propósito disfrutar de un partido como un espectáculo deportivo y el barrista de manera extrema se declara partidario de un equipo con el cual se cree tener un compromiso.

Este tipo de afición y entrega con un equipo es sólo una manera de expresar todos los sentimientos humanos de amor hacia algo, de sentido de patria y por qué no, de entrega a una causa.Al final la causa queda como algo secundario, el sentimiento es primordial.

El escritor uruguayo Eduardo Galeano, escribe; “Se puede quizás decir que el fútbol es una metáfora de la guerra. Tiene mucho de guerra danzada, de ceremonia de la guerra, de ritual de la guerra. Pero justamente como todo ritual, como toda ceremonia, es un exorcismo de la realidad”.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Comentarios (1)

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba