Home / Cultura General / Los Príncipes de la Torre

Los Príncipes de la Torre

principes

Con ese nombre se les conoce al joven rey de Inglaterra Eduardo V y su hermano Ricardo de Shrewsbury duque de York. Ambos eran hijos del rey Eduardo IV y de Isabel Woodville y herederos al trono. Pero a pesar de ser legítimos herederos del trono, la vida les tenía preparado un destino muy distinto al que imaginaron. Al morir su padre, el joven monarca y su hermano menor se verían en problemas muy serios.

La crisis dinástica que había afectado al reino desde la caída de Ricardo II  revivió con el ascenso al trono. La familia materna del rey, los Woodville, eran considerados ambiciosos y hambrientos de poder. Fueron ellos, uno de los principales focos de conflicto en la etapa final de las Guerras de las Dos Rosas ya que habían sido educados bajo ese mando.

Ante estos sucesos, Ricardo, tío de los soberanos, asumió el liderazgo del bando anti-Woodville. Desde su posición de control como Lord Protector, capturó al joven rey que se había refugiado entre las manos de su tío materno Thomas Woodville. Puesto bajo su custodia, fue encerrado en la Torre de Londres en 1483 donde pronto lo acompañaría su hermano Ricardo, Duque de York de sólo nueve años.

Ya con los niños bajo su control, el duque de Gloucester procedió a declarar que los hijos del difunto rey eran bastardos, ya que su padre se había casado previamente con Leonor Talbot antes de su matrimonio con Isabel Woodville, y por tanto era bígamo. El parlamento de Inglaterra corroboró esta versión, declarando bastardos a los niños conocidos ya como los “Príncipes de la Torre” y siendo declarado y coronado como Rey de Inglaterra con el nombre de Ricardo III.

De los jóvenes príncipes nadie volvió a saber nada, se prohibió a su madre Isabel visitarlos, al igual que a todos los que tenían contacto con ellos. Nadie volvió a saber de los príncipes. Rápidamente el pueblo comenzaría a tener la sospecha que los príncipes fueron en realidad asesinados por el ahora Rey Ricardo III, específicamente asfixiados por orden suya. Desde entonces se han tejido infinidad de leyendas sobre el verdadero destino de los “Príncipes de la Torre“.

En 1674, durante el reinado de Carlos II, trabajadores descubrieron los cuerpos de dos niños en la Torre de Londres. Los ingleses creyeron que eran los cuerpos de los príncipes, y les dieron un entierro real. Existieron trabajos posteriores para el reconocimiento de los restos, pero no dieron los resultados esperados, manteniéndose la incógnita hasta el día de hoy.

Aún no se sabe si los dos pequeños cadáveres hallados en la Torre de Londres pertenezcan al joven monarca y su hermano menor. Lo que sí sabemos es que cuando se trata del poder, no hay lazo familiar que evite una verdadera guerra. El misterio tiene pocas esperanzas de ser resuelto, a menos que alguien traiga de vuelta a la vida a Ricardo III para que confiese su culpabilidad.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba