Lucy

lucy

El 24 de noviembre de 1974, Donald Johanson, antropólogo estadounidense descubrió un esqueleto de hace 3.2 millones de años perteneciente a una hembra de 20 años que medía un metro de altura. La llamaron Lucy en honor a la canción de The Beatles, “Lucy in the sky with diamonds” que sonaba mientras decidían cómo llamarle.

Se cree que esta especie llamada científicamente, Australopithecus afarensis sólo vivió en África del Este pues Lucy fue encontrada en Etiopía junto con otros dos niños de alrededor de 5 años, pero fue el esqueleto de ella que encontraron más restos, para ser exactos, 52 huesos.

El descubrimiento de Lucy fue el más destacado de los encuentros porque era el mejor conservado hasta esa época. Fue por este evento que se comprobó que la capacidad para caminar erguido fue muy anterior al crecimiento del cerebro, pues Lucy tiene un cerebro del tamaño del de un chimpancé y cercano a la tercera parte del humano actual promedio.

El estudio de su dentadura aclaró también bastantes dudas, entre ellas, la evolución simultánea de géneros.

Se dice que era un homínido con bastante actividad arbórea, pues recolectaba frutos y  criaba a sus crías.

También se cree que su pecho no era como el de los humanos, si no que se estrechaba hacía arriba como una campana.

Otro aspecto importante de su descubrimiento fue el de la forma de la pelvis porque alrededor de ésta se hicieron los estudios necesarios para determinar que su caminar era en efecto bípedo erguido.

Los machos eran mucho más corpulentos, pesaban 45 kg a diferencia de las hembras que pesaban 29 kg.

Las hembras contaban con un canal de parto más pequeño del que presenta el hombre actual y con una forma de riñón.

Ahora Lucy no es sólo este esqueleto, es la marca que pautó el entendimiento de este proceso evolutivo del hombre.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Comentarios (1)

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba