Home / Cultura General / El Malvavisco del éxito

El Malvavisco del éxito

 malva1

La psicología se ha valido de cientos de experimentos para comprobar los comportamientos humanos y descubrir cómo es que funciona la mente. Si bien varios han obtenido fama por sus resultados o en algunos casos la crueldad, el experimento de los malvaviscos ha conseguido el reconocimiento por el interés que genera saber la manera en la que administramos la satisfacción.

 

Durante 1972 el psicólogo Walter Mischel, de la Universidad de Standford, experimentó con casi 600 niños de 4 a 6 años. Los sentaba frente a una mesa en una habitación vacía, colocaba un malvavisco en ella y acto seguido les decía que se podían comer el dulce mientras él salía por 15 minutos, si a su regreso el dulce seguía en la mesa, podrían tener dos.

malva3

Como podrán imaginar hubo niños que ya se habían comido el malvavisco cuando Walter ni siquiera dejaba la habitación. Algunos esperaron durante unos minutos tratando de distraerse del delicioso dulce, justo como lo hacemos hoy en día los adultos ante una gratificación que no podemos obtener inmediatamente; y sólo pocos pudieron controlarse por extenuantes 15 minutos. Una prueba difícil sin importar qué edad tengas.

 

Mischel descubrió que la habilidad para demorar la gratificación se desarrollaba hasta los 3 o 4 años de edad. También se dio cuenta que aquellos niños que lograron obtener dos malvaviscos, tenían menos problemas de conducta en casa y los que no pudieron aguantar, tenían malos resultados académicos.

malva2

Lo más interesante de este experimento es que Walter rastreo a algunos de los niños que habían participado. Aquellos que obtuvieron los dos dulces, continuaban mostrando mejores características que los que no. El éxito había llegado a sus vidas ocupando puestos gerenciales.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba