Home / Biografía / La leyenda de María Sabina

La leyenda de María Sabina

La imagen de María Sabina ha tenido varias connotaciones, se ha convertido en un objeto cultural que representa de alguna manera la rebeldía, el movimiento hippie y claro, los hongos alucinógenos. ¿Pero quién fue en realidad esta mujer que The Beatles y el propio Bob Dylan  se dieron a la tarea de visitar?

María nació en 1894 un pequeño poblado de Huautla de Jiménez al sur de México, cerca de Oaxaca.  Se le consideraba una sabia chamán mazatec, pues desde pequeña la criaron para que aprendiera a la perfección el oficio de curandera.

Dado su amplio conocimiento sobre el uso medicinal de los hongos, fue buscada por un norteamericano que se enteró de la existencia de estos hongos mágicos, a los que María llamaba, “niños santos”.

Durante sus pláticas Robert Wasson encontró en Sabina una mujer que sabía demasiado, que emanaba un conocimiento profundo espiritual y decidió contar su historia.

A partir de este suceso, María comenzó a ser visitada por personas de todo el mundo que buscaban su sabiduría y experiencia en la sensibilidad humana.

La gente de su pueblo empezó a juzgarla por esparcir este conocimiento, ya que poco a poco los hongos se convirtieron en una cosa didáctica y ocasionó que su sentido se alejara de ser medicinal.

Como todo lo que se hace popular, los hongos vivieron el riesgo de estar en manos de quién no sabían utilizarlos y se convirtieron en un símbolo de liberalismo. Aunque mucha gente que llegó a ellos entendió su sentido sagrado e investigó sobre el tema.

María Sabina nunca aceptó que la grabaran y no sabía que mientras hablaba muchos la escuchaban. Se cuenta que cuando se enteró de esto se molestó, también se decía que nunca cobraba, solamente aceptaba lo que la gente quería aportar.

María murió en 1985 en una situación de extrema pobreza pero dejó un gran legado, ahora, por todo México se venden playeras con su imagen, hay incluso una banda de rock que rinde homenaje a su nombre.

Por otro lado, sus poemas quedaron en la memoria de la literatura, pues para muchos, es una de las mejores poetas modernas. Fue justo en el siglo XX que la poesía se presentó como parte de un lenguaje oral en donde las repeticiones y las sensaciones resaltan y hacen sentir lo que el poeta quiere transmitir. Eso logró María Sabina sin ningún problema.

Soy mujer que mira hacia adentro
Soy mujer luz del día
Soy mujer luna
Soy mujer estrella de la mañana
Soy mujer estrella dios
Soy la mujer constelación guarache
Soy la mujer constelación bastón
Porque podemos subir al cielo
Porque soy la mujer pura
Soy la mujer del bien
porque puedo entrar y salir del reino de la muerte

-. María Sabina

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Comentarios (1)

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba