Ninjas

Atuendos negros que cubren totalmente su cuerpo, ágiles y sobre todo, sigilosos.

El cine, televisión y videojuegos han tratado de explicar a estos enigmáticos personajes, sin embargo, las representaciones populares distan mucho de los verdaderos shinobis o “ninjas históricos”.

En este artículo desmitificaremos algunas de las creencias más comunes sobre los ninjas.

Vestimenta ninja

Primero lo primero, el atuendo ninja es reconocido por la mayoría de la gente, pero el traje negro con capucha en realidad nunca fue utilizado. Éste se popularizó gracias al teatro Kabuki del siglo XIX que buscaba escenificar el sigilo de los ninjas. Los shinobis usaban diferentes tipos de ropa, pero nunca algo que los hiciera destacar de entre los demás, su finalidad era pasar como atacantes invisibles. Estos personajes se vestían como cualquier otra persona, a veces cuando estaban en un viaje se caracterizaban de monjes, músicos o mercaderes. En algunas pinturas antiguas se les observa vestidos como samuráis.

Armamento 

Además de la katana, las herramientas más conocidas de los shinobis son las shuriken o estrellas ninja. En la cultura popular estos artefactos son presentados como herramientas muy precisas para matar, pero en realidad el objetivo principal de estas armas es otro, los guerreros ninjas las utilizaban para distraer o incapacitar a sus oponentes. Las shuriken eran lanzadas al enemigo desde algún lugar oculto, así lo cortaban y éste pensaba que había sido atacado por ente invisible o bien, se lanzaban a los ojos o manos para comprometer al oponente y poder liquidarlos de forma veloz con su katana. En algunos casos también eran enterradas en el piso para que aquellos descuidados las pisaran y los ninjas pudieran atacar.

Técnicas de combate

Los ninjas no eran exclusivas máquinas de matar, eran agentes propiamente entrenados para llevar a cabo operaciones de espionaje, infiltración, sabotaje y en algunos casos, asesinato. El combate directo no era su fuerte, el sigilo era su mejor herramienta para poder cumplir con sus misiones.

Sus técnicas eran bastante interesantes, existía la hitsuke que consistía en distraer a los guardias provocando un incendio para así asegurar su fácil entrada a algún recinto; la tanuki-gakure o técnica de madera que se caracterizaba por trepar en los árboles para usar las hojas como camuflaje. La uzura-gekure constaba de enrollar el cuerpo en el suelo y permanecer quieto para ser confundido con una roca.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba