Home / Cultura General / Orígenes del mundo

Orígenes del mundo

la-creacion

Los seres humanos, sin importar el tiempo y el espacio de su existencia, se han planteado una serie de preguntas sobre la vida, la tierra y el origen de las cosas. Al no encontrar una respuesta objetivamente comprobable, éstos han recurrido la creación de mitos.

Es posible afirmar que cada cultura posee un mito fundante que responde a los cuestionamientos particulares del grupo humano del que se trata, y dicho fenómeno los ha dotado de cierta originalidad. Sin embargo, ha traído consigo el descubrimiento de que la naturaleza y el ingenio del hombre pone en evidencia las concordancias del pensamiento humano.

En este artículo vamos a analizar los mitos de la creación de los hindús con el Código de Manú, los judíos y los cristianos con el Génesis, los griegos con La Teogonía de Hesíodo y los mayas con el Popol Vuh.

En primera instancia, un aspecto que tienen en común todos los mitos presentados es que explican un panorama previo al fenómeno por ocurrir, la creación.

El Código de Manú menciona que “el mundo yacía entonces envuelto en espesas tinieblas y sumergido en sueño por todas partes.” El Popol Vuh establece que “…todo estaba en suspenso, todo en calma, en silencio; todo inmóvil, callado, y vacía la extensión del cielo.” El Génesis que la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de D-os se movía sobre la faz de las aguas.” Los griegos que “…En el principio, era el Caos… era el espacio abierto, la pura extensión ilimitada, el abismo.” (Hesíodo, S.VI a.c)

Así mismo, se presenta en común la idea de un “creador”. En el caso de los hindús es Suayambú, los cristianos y judíos Dios y los Griegos, Tellus. Los mayas tienen a los creadores Tepeu y Gucumatz.

Uno de los aspectos más interesantes de la creación en el Génesis y en La Teogonía es que la “palabra” es el elemento creador, mientras que en el Popul Vuh y el Código de Manú es el poder de los dioses.

El tiempo de creación difiere en cada mito: en el Génesis es de 6 días; en el Popol Vuh es después de 3 intentos; en el Código de Manú, Brahama (ser supremo) se dispone en dividir los actos, funciones, y deberes para crear un mundo que se destruye y regenera todo el tiempo.

Todo esto nos lleva a la conclusión de que el hombre ha buscado a lo largo de su existencia una fundación para entender su entorno. Es necesario tener algún tipo de explicación del origen de nuestra existencia. Es por eso que el “conocer” no se relaciona con un tiempo y espacio determinado, sino con su naturaleza misma.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba