Home / Cultura General / Pelirrojos en la Edad Media

Pelirrojos en la Edad Media

Son varios los genes responsables que determinan el color de ojos, piel y cabello, pero las mutaciones del gen MC1R son directamente asociadas con el fenotipo de cabello pelirrojo, pecas y sensibilidad al sol.

Apenas el 4% de la población mundial corresponde a  hombres y mujeres pelirrojos, siendo Finlandia y Escocia los dos países con mayor tasa poblacional. También se estima que uno entre cada 100 habitantes nace con esta carga genética alterada y aunque hoy en día los pelirrojos son objeto de fascinación para muchos y muchas, en la Edad Media tener estas características podían ponerte en serios aprietos.

Naturalmente, los humanos reaccionan con desprecio o fobia a cualquier fenómeno extraño o poco usual. En la Edad Media, donde existía un alto grado de incultura, convencionalismos y miedo, ser pelirrojo se convirtió en un referente a las artes oscuras, una condición ajena a la naturaleza que atentaba contra los designios divinos de la iglesia.

Los pelirrojos en la Edad Media fueron tachados de ser criaturas viles debido al color de su cabello, que se pensaba estaba asociado con el fuego, y por lo tanto, con el infierno. Además, el hecho de que bajo todos esos prejuicios resultaran atractivos, añadía “evidencia” sobre sus malignos y seductores poderes.

Durante la inquisición española se persiguieron y ejecutaron en la hoguera a cualquiera que presentara características de ser pelirrojo, pues se creía que estos eran brujas, vampiros y hombres lobo.

Afortunadamente, hoy en día estamos destruyendo los tabús y somos capaces de apreciar la belleza con otra perspectiva.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba