Home / Cultura General / Poderes mentales, rompiendo límites a través de la meditación

Poderes mentales, rompiendo límites a través de la meditación

Existe una creencia en Asia oriental sobre un hilo rojo que une a todas aquellas personas que están destinadas a tocarse sin importar el tiempo, lugar a circunstancias, este se puede estirar o contraer pero nunca se romperá. Esta historia sostiene que el cordón rojo del destino está atado al dedo meñique de todos los seres humanos, pues la arteria ulnar conecta el dedo meñique con el corazón.

hilo-rojo-belelu-960x623

Por su parte, Carl Jung acuña el término sincronicidad, un concepto sumamente enigmático ante los ojos de occidente cuando publica, en 1952, su libro Sincronicidad como principio de conexiones acausales.

En primer lugar, hace una distinción importante entre dos conceptos: sincronicidad, como la simultaneidad de dos eventos vinculados tanto por el sentido como por su significado pero no de manera casual, y sincronismo como la simple simultaneidad de dos sucesos. Carl Jung abordó de manera tanto teórica como clínica, la conexión entre la estructura de la psique con la de sus manifestaciones culturales y el ambiente del individuo.

sincronicidad

Jung concluyó años de investigación afirmando que existe una conexión entre el individuo y su entorno la cual, en determinados momentos, genera una atracción que crea circunstancias coincidentes que impactan específica y significativamente a las personas que la viven.

Disciplinas como el Yoga y la meditación trabajan directamente con la concientización del ser con su entorno, llevando la atención al cuerpo, la psique y la respiración. Aunque es relativamente nueva su práctica en occidente, tradiciones orientales como el budismo e hinduismo han estudiado ampliamente la trascendencia de la meditación, la conexión de la mente, el estado físico, su entorno, y a su vez, los siddhis, fenómenos psíquicos o poderes mentales.

meditacion-universal-saltos

Los Yoga-Sutra son los antiguos textos sobre los cuales tiene sus fundamentos el yoga, datan del s. III a.C. y han sido de gran influencia en las creencias y prácticas del mismo. Dentro de éstos textos existe una taxonomía sobre los siddhis, que en sánscrito significan perfecciones o logros, y se alcanzan a través de la práctica del samyama, la práctica simultánea de la concentración (Dhāraṇā), meditación (Dhyāna) y la unión (Samādhi).

Los siddhis surgen cuando se enfoca el samyama en un objeto o situación específica. Por ejemplo, si una meditación se enfoca en una persona en particular, se rompe la ilusión de separación del individuo como un ente ajeno a su entorno y surge un siddhi de telepatía. Si por otro lado, la meditación se enfoca en el tiempo, podría surgir un siddhi sobre el conocimiento del pasado, presente o futuro.

shutterstock_271332740

Otra forma de lograr un siddhi es a través de ciertas drogas, aunque esta práctica es riesgosa ya que la persona no es capaz de asimilar lo que se percibe, el siddhi es temporal y su práctica no es consciente ni estable, a diferencia del logro mediante la meditación.

maxresdefault-4

Aunque no existen límites claros que diferencien un siddhi de otro, el tercer libro de los Yoga-Sutras menciona aproximadamente 25 siddhis derivados de tres categorías básicas:

  • Control excepcional del cuerpo y la mente.
  • Clarividencia, la habilidad de obtener conocimiento sin limites de espacio, tiempo o los sentidos ordinarios.
  • Interacción mente-materia o psicoquinesis, la capacidad de influir directamente en la materia con el poder de la mente.

La interpretación y descripción sobre estos poderes psíquicos puede variar de un individuo a otro, por lo que la siguiente lista es una referencia de manera general:

  • Conocimiento del pasado, presente y futuro
  • Desaparición del cuerpo de la vista, como resultado de mirar el cuerpo con el ojo interno,
  • Fuerza extraordinaria
  • Conocimiento a distancia
  • Iluminación sobre el universo exterior e interior
  • Excepcional estabilidad, equilibrio o salud
  • Visión de seres superiores
  • Conocimiento de los orígenes de las cosas
  • Levitación o sensación de ligereza
  • Resplandor
  • Clariaudiencia
  • Libertad de la conciencia corporal y apegos temporales
  • Maestría sobre los elementos para manipular la materia
  • Perfección del cuerpo

Autoinmolación de Tich Quang Duc

Uno de los objetivos del yoga, como disciplina, es alcanzar estados superiores de conciencia por lo que se invita al practicante a no mostrarse presuntuoso, orgulloso o arrogante respecto a haber alcanzado un siddhi, pues con eso, se alimentaría el ego y sería un retroceso espiritual.

Aunque probablemente estemos lejos de poder medir y cuantificar este tipo de logros, podemos intuir que son posibilidades de nuestra mente. En un mundo donde todo es relativo, vale la pena hacer un análisis de nuestra propia percepción para reconocer nuestras propias limitaciones, romperlas y de esta manera, ampliar nuestras posibilidades.

722462_8b5f_2

 

 

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba