Home / Cultura General / “Psicosis” Todos enloquecemos a veces

“Psicosis” Todos enloquecemos a veces

A pesar de que solemos utilizar la palabra con demasiada ligereza, esta enfermedad mental esconde escalofriantes cosas, que no quisiéramos conocer. La psicosis es un término genérico utilizado en la psicología, para referirse a un estado mental descrito como una pérdida de contacto con la realidad. Las personas que lo padecen se les llama psicóticas.

Las personas que experimentan psicosis, pueden presentar alucinaciones o delirios, y exhibir cambios en su personalidad y pensamiento desorganizado. Estos síntomas pueden ser acompañados de un comportamiento inusual o extraño, dificultad para interactuar socialmente, y la incapacidad para llevar a cabo actividades de la vida diaria.

Una amplia variedad de elementos del sistema nervioso, tanto orgánicos como funcionales, pueden causar una reacción psicótica. Esto ha llevado a creer que la psicosis es como la fiebre de las enfermedades mentales. Desde esta perspectiva, las personas que son diagnosticadas clínicamente como psicóticas, pueden estar teniendo simplemente experiencias particularmente intensas o angustiantes.

Una correcta apreciación del término, implica una situación de enfermedad mental que presenta un desvío en el juicio de realidad. Este desvío es propio de la psicosis, a diferencia de la insuficiencia de juicio, o debilitamiento propio de las demencias.

Los sujetos psicóticos suelen experimentar, o no, alucinaciones, pensamientos delirantes y trastornos formales del pensamiento. Por lo general, el sujeto carece de introspección acerca de la naturaleza extraña, o extravagante, que puede adoptar su conducta o sus pensamientos, los que terminan por provocar una grave disfunción social.

Existen varios tipos de psicosis:

Esquizofrenia

Tipo paranoide de esquizofrenia.

Tipo desorganizado de esquizofrenia

Tipo catatónico de esquizofrenia.

Tipo indiferenciado de esquizofrenia.

Tipo residual de esquizofrenia.

Trastorno esquizofreniforme.

Trastorno esquizoafectivo.

Trastorno delirante.

Trastorno psicótico breve.

Trastorno psicótico compartido.

Trastorno psicótico debido a enfermedad médica asociada.

Trastorno psicótico inducido por sustancias.

Trastorno psicótico no especificado.

Algunos de los síntomas son:

Cambios bruscos y profundos de la conducta.

Replegarse sobre sí mismo sin hablar con nadie.

Creer sin motivos que la gente le observa, habla de él, o trama algo contra él.

Hablar a solas creyendo tener un interlocutor, oír voces, tener visiones (alucinaciones visuales, auditivas) sin que existan estímulos.

Tener períodos de confusión mental o pérdida de la memoria.

Experimentar sentimientos de culpabilidad, fracaso, depresión.

El tratamiento de una psicosis depende del origen que tenga, pero en general, en la mayoría de los casos, se utilizan medicamentos antipsicóticos, además de diversos apoyos psicosociales, y el tratamiento de la enfermedad de base.

Existen terapias psicocorporales profundas y muy potentes, que pueden mantener a la persona psicótica, realizando una vida normal sin tomar medicación, y mejorar sus adaptaciones sociales.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido
Clip to Evernote

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba