Home / Cultura General / Robert Ford y su traición

Robert Ford y su traición

ford2

Hay personalidades que parecen ficticias debido a sus acciones que se alejan de lo que nuestra cotidianidad percibe todos los días. La historia de este hombre es una de esas que parecen un guión para una película, razón por la que se ha adaptado al cine en dos ocasiones.

Robert Newton Ford nació en Missouri, Estados Unidos en 1861, a sus 19 años con la ayuda de su hermano Charlie cumplió su sueño de conocer a Jesse James, el forajido más buscado del momento.

Poco después Ford se unió a su banda y participó en el asalto de un ferrocarril, pero el sueño de pertenecer a la banda de forajidos duró muy poco ya que en el año 1882 casi todos los miembros de la banda estaban muertos o retirados a excepción de los hermanos Ford. Fue por esta razón que se mudaron a casa de Jesse James junto con su esposa e hijos.

Pero hay algo que no sabía James mientras planeaban su próximo atraco, y era que Ford tenía un trato con el gobernador Thomas T. Critteden, éste le había prometido un indulto total y una recompensa de 10.000 dólares si entregaba o mataba a su “socio”, Jesse James.

El 3 de abril Ford decidió dispararle en la parte posterior de la cabeza mientras él colocaba un cuadro. Para sorpresa de los hermanos traicioneros, los condenaron a muerte por unas horas hasta que el gobernador los perdonó entregándoles sólo una fracción de la suma prometida.

Posteriormente se vieron obligados a vivir de recrear en el teatro el asesinato de James. Tiempo después el hermano de Bob, Charlie, se suicidó. A partir de este suceso, Robert abrió un bar en Las Vegas, desempeñó un cargo policial, sobrevivió un intento de asesinato en 1889 en Kansas City y abrió una cantina en Creede que se incendió un día misteriosamente.

La historia cuenta que tres días después del incendio entró un hombre llamado Edward O´Kelly a su local con una escopeta en la mano, éste le saludo y disparó en la cabeza, era un gran admirador de Jesse James.

En la lápida de Robert Ford se puede leer “El hombre que disparó a Jesse James.” Una ironía debido a que su admiración por el hombre que asesinó lo persiguió el resto de su vida, ocasionando incluso su muerte y marcando su nombre en la historia a lado del hombre que traicionó.

ford

 

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba