Home / Cultura General / Rostros que no se repiten

Rostros que no se repiten

rostros

“Entre más humanos somos, más variedad de rostros tiene que haber”, afirma un estudio de la Universidad de Berkeley en California. Pero ¿qué es lo que ha hecho que a lo largo de las generaciones, haya cada vez más variaciones en las combinaciones de gestos y facciones para que no se repitan rostros?

Es importante notar lo valioso y significativo que es el tener una cara que nadie más tiene, pues es esencial por motivos sociales de identificación, sin dejar de lado que podría ser tétrico encontrarse con otras personas con la misma cara.

En el estudio se comprueba que mientras las otras partes del cuerpo se pueden repetir en muchas personas, los rostros juegan con más variables, por ejemplo, una mano es consistente con su tamaño, si es ancha, generalmente también es larga, pero las partes de la cara, por el contrario, no son predecibles, sus combinaciones pueden ser infinitas.

El alto nivel de variabilidad depende de las fuerzas de la evolución, afirman los autores del estudio. Ellos usan el ejemplo de una nariz, si la nariz larga fuera dañina para el ambiente en el que vive, poco a poco desaparecería, pero como no hay ningún problema en tener la nariz larga o corta, las dos opciones permanecen, aumentando las variables en el ADN.

Otra teoría es la social, que la alta variabilidad en aumento es debido a la necesidad de reconocimiento entre los humanos.

La última teoría expuesta tiene que ver con el apareamiento, pues hay estadísticas que comprueban que a los humanos les atraen las caras o facciones menos comunes. Por lo que puede ser que características raras sean un aspecto potencial para que nos atraiga alguien en nuestra época y la especie se reproduzca.

[Fuente]

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba