Home / Cultura General / Sexualidad y discapacidad, sin tabú

Sexualidad y discapacidad, sin tabú

Sencillamente, hay temas que no platicamos tan abiertamente porque se requiere derrumbar prejuicios y mucha perspectiva. La discapacidad es un punto de interés que ha logrado generar mayor consciencia los últimos algunos años, pero mientras nos adentramos a conocer y reconocer de manera más abierta estos temas, nacen otros que necesariamente debemos hablar.

En nuestra cultura se percibe que sexualidad y discapacidad están abismalmente separadas. Se piensa que el hecho de tener una discapacidad es sinónimo de asexualidad, lo que es un gran error.

Las personas discapacitadas pueden expresar y disfrutar un sinfín de emociones, desde temprana edad, van formando un propio mapa de “amor”, pues comienzan a experimentar y buscar el placer. Si bien algunas discapacidades dificultan una relación coital, esto no priva de sentir placer sexual.

Nuestros cuerpos son un lugar que puede experimentar placer de manera individual, llámese físico o emocional. Una discapacidad psíquica, física o sensorial no impide tener deseos, fantasías ni tampoco amar.

En algunos países donde el tema ha logrado pasar el umbral del prejuicio, existen personas que, tras estudiar y atravesar diversos procesos de capacitación, ofrecen compañía sexual, afectiva y terapéutica a hombres y mujeres que viven con alguna discapacidad.

Si bien esto puede generar polémica, es innegable que a muchas personas les niegan su sexualidad por el hecho de tener una discapacidad.

Aunque estas prácticas rayan en la ilegalidad, están ayudando a comunicar el tema, pues debemos entender que no existe una solución pre-fabricada sobre cómo se gestiona la sexualidad en personas discapacitadas. Además, la sexualidad forma parte de todos.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba