Home / Cultura General / Síndrome de Karoshi: Trabajar hasta morir

Síndrome de Karoshi: Trabajar hasta morir

eliminar-tus-datos-de-google-despues-de-morir-1140x713

En 1987 se registró en Japón el primer caso del Síndrome de Karoshi (en japonés “muerte por exceso de trabajo”), que se refiere a la muerte súbita de un individuo, generalmente ocasionada por un derrame cerebral o un ataque al corazón, ocurrida en el puesto de trabajo por culpa de jornadas abusivas.

Este fenómeno ha estado creciendo en todo el mundo pero existen “reglas” para que una muerte pueda ser denominada Karoshi. El Ministerio de Sanidad de Japón considera a estos episodios dignos de demanda judicial a la empresa de lo sucedido sólo si el caso cumple con ciertas características.

123_career-913905-TwoByOne

El individuo debe de tener en su historial un mínimo de 100 horas extras en su trabajo en el mes anterior. Hay reglas específicas para el conteo de estas horas, por ejemplo, no son válidos los accidentes laborales por cansancio generado en otro ámbito, como llegar a trabajar en vivo.

d0fc6dfcdf3cbb7b7eb6a77ef359c77c

Según el Ministerio de Sanidad se registra una cifra en Japón de aproximadamente 300 muertes al año ocasionadas por el síndrome de Karoshi, aunque también se han registrado casos en China, Corea y Taiwán.

Pero ¿qué es lo que ocurre en estos países del oriente? En muchos de los países asiáticos existe la costumbre de alabar a una persona que trabaja 12 horas al día durante 6 días a la semana. Una trampa social que el individuo -impotente y preso en sus valores culturales- es incapaz de desactivar. Misma trampa que al final puede ser la razón por la que termina su vida.

man-sleeping-at-work

Existe también en Japón la costumbre de quedarse dormido en el trabajo y es una acción bien vista, ya que demuestra que el individuo ha trabajado tanto que necesita un descanso. Esto se diferencia de occidente en donde si uno se queda dormido en el trabajo, probablemente al día siguiente sea liberado de sus obligaciones, ya que éste parece como irresponsable.

Es bueno dedicarle tiempo al trabajo y cuando hacemos algo que nos apasiona, este tiempo pasa volando. Pero lo más importante es recordar siempre que se trabaja para vivir y no se vive para trabajar.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba