Home / Economía / El Club Bilderberg

El Club Bilderberg

Una entidad supranacional creada dentro de un sistema democrático multinacional pero que se ufana de estar (o está) por encima de éste, es el Club Bilderberg. Una agrupación ultraexclusiva, para los más poderosos, con influencia económica, militar, política, mediática, etc.

Sus orígenes se remontan a finales de mayo de 1954 durante la Guerra Fría, en Oosterbeek, pequeña localidad holandesa. Su anfitrión, el príncipe Bernardo, de origen alemán y militante del partido nazi, dueño del hotel Bilderberg.

El príncipe Bernardo y la princesa Juliana en su compromiso, 1938. Bernardo fundó el Club Bilderberg junto con Henry Kissinger y David Rockefeller.

Para esa primera reunión, se convocó a presidentes, primeros ministros, funcionarios de Europa y Norteamérica, propietarios y directivos de corporaciones financieras destacadas, militares, miembros de servicio secreto, editores de prensa y académicos. Aproximadamente, 67 personas de elite procedentes de trece países.

Desde entonces, año tras año, las reuniones se suceden para debatir el futuro del mundo y analizar la evolución internacional.

Entre los miembros actuales se reconoce a Bill Clinton, Paul Wolfowitz, Henry Kissinger, David Rockefeller, Angela Merkel, Jacques Chirac, Donald Rumsfeld, Tony Blair y George Soros. Presidentes de entidades como el Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial o de corporativos como Daimler-Chrysler, Coca Cola, PepsiCo, Ford, General Motors, British Petroleum, Shell, American Express, Goldman Sachs, JP Morgan, Microsoft, Oracle, etc.

Henry Kissinger, asesor presidencial y fundador del Club con Henry Kravis.

¿Creer o no creer?

Tras 15 años de investigación, el exagente de contrainteligencia rusa Daniel Estulin, habiendo logrado acceso a información clasificada, expone:

El objetivo final del Club Bilderberg es lograr un futuro con un mercado globalizado, controlado por un Gobierno Mundial único, vigilado por un Ejército Mundial Unido, regulado económicamente por un Banco Mundial y habitado por una población controlada con objetivos claros: trabajar, comprar, procrear y dormir.

En fin, el Club existe, la literatura está al alcance y creer o no hacerlo, es privilegio del lector.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba