Home / Historia / Brujería, histeria colectiva

Brujería, histeria colectiva

brujeria2

Desde tiempos ancestrales se tenía conocimiento de la brujería y su capacidad para curar enfermedades, pero así como podía usarse para el bien, también resultaba una herramienta para ejercer el mal. Este razonamiento fue lo que desató el infierno en Salem, justo cuando las hogueras de Inglaterra comenzaban a apagarse.

Los juicios de Salem fue una de las cacerías de brujas más famosas, tuvo lugar entre 1692 y 1693 en una colonia británica en Massachusetts.

Por aquella época, Salem atravesaba una época difícil, los refugiados comenzaron a inundar el pueblo después de la guerra entre Inglaterra y Francia. Esta guerra desplazó a muchísima gente que vivía en Nueva York, Quebec y Nueva Escocia, así que las bocas extras que llegaron a Salem comenzaron a agotar los recursos, de por sí ya escasos. Aunado a esto, la segregación entre pobres y ricos acarreó muchos problemas con los puritanos locales acusados de adorar al diablo.

La barbarie comenzó en 1692 a raíz de una denuncia hecha hacia tres niñas. Las pequeñas presentaban convulsiones, se quedaban totalmente calladas por largos periodos de tiempo, ladraban como perros y se contorsionaban de manera “violenta”. Una de las chicas de nombre Betty de 9 años, resultó ser hija del reverendo del pueblo, Samuel Parris. Otra de las denunciadas, Abigail de 11 años, era la sobrina del reverendo y la tercera, se llamaba Ann Putnam de 12 años, miembro de una de las familias más poderosas de la región.

Cuando el rezo y las oraciones no funcionaron, el reverendo Samuel llamó a un doctor pero éste no fue capaz de explicar la causa de los malestares en las niñas. La opción más lógica (en esa época) era que los síntomas estaban siendo causados por un ente sobrenatural. Para febrero de ese mismo año, las niñas confesaron que las mujeres culpables de su conducta eran Sarah Osborne, Sarah Good y Tituba, la esclava del reverendo Parris.

brujeria

Foto: The Witch, Robert Eggers, 2015

Todas fueron interrogadas y aunque sólo Tituba confesó el crimen, las tres fueron puestas en prisión. A pesar de que las supuestas brujas habían sido encarceladas, la paranoia se extendió en Salem.

brujeria3

Algunos historiadores piensan que esta histeria colectiva, fue aprovechada para hacer acusaciones masivas y deshacerse de los enemigos. Pero lo cierto es que al final de la cacería, cerca de 200 personas habían sido acusadas de brujería: hijas, madres, padres y hasta los perros fueron parte de los acusados. En total, 14 mujeres, 5 hombres y dos perros fueron ejecutados

Cuando llegó el año 1702, el general Court declaró que los juicios habían sido un terrible error, aceptando así que las condenas habían sido producto del miedo. Las víctimas que tuvieron la fortuna de sobrevivir a las ejecuciones fueron puestas en libertad y se les dio una ayuda económica para limpiar su nombre.

Por increíble que parezca, no fue sino hasta 1957 que el gobierno de Massachusetts se disculpó públicamente por los eventos.

brujeria4

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba