Home / Cultura General / Caminadora: ¿ejercicio o tortura?

Caminadora: ¿ejercicio o tortura?

Una de las pesadillas más frecuentes en los gimnasios es el temido ejercicio cardiovascular.

Agotar el cuerpo hasta dejarlo sin aliento, es una de las actividades que revuelven el estomago de tan solo pensarlas. Y aunque suene un poco exagerado, resulta que uno de los aparatos más comunes en los gimnasios, en sus inicios, no funcionaba para ejercitarse, sino que fueron pensados como método de tortura.

Aunque el origen de la caminadora o cinta de correr data desde el Imperio Romano, no fue hasta 1818 que William Cubitt diseño una variante hecha para ejercitarse y a su vez, servir como escarmiento para los prisioneros del Reino Unido.

Es importante mencionar que, durante el siglo XIX, en Reino Unido se comenzaron a ejecutar una serie de reformas, entre las cuales se incluía la propuesta para que los métodos que se utilizaban para castigar a los prisioneros fueran menos “severos” y consideraron que el ejercicio sería una forma apropiada para hacer la función.

Aquellas caminadoras no eran tan cómodas como las conocemos ahora; se trataba de una gran rueda que era empujada por los prisioneros, quienes la hacían girar y al mismo tiempo, se obligaban a sí mismos a seguir moviéndose cíclicamente.

Puede que hasta este punto pienses que el castigo no era tan drástico como para ser considerado tortura, pero aquí viene lo interesante. Según comentarios de varios historiadores, cada prisionero era obligado a subir 6 horas diarias a aquellas caminadoras arcaicas, ¡esto sería el equivalente a escalar más de 1500 metros!

Para los prisioneros, la tortura termino hasta 1898, cuando el gobierno decidió buscar métodos menos crueles. Sin embargo, la temida caminadora realizó su regreso al ojo público en 1952, esta vez bajo un argumento diferente: caminar estáticamente durante horas, en la comodidad de tu hogar o gimnasio favorito, para conseguir un cuerpo de ensueño.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba