Home / Historia / El camino de Caperucita Roja

El camino de Caperucita Roja

Yvonne Verdier, feminista y antropóloga ofrece una interpretación respecto del sendero de Caperucita Roja.

Según esta versión, el cuento trata de una niña que lleva mantequilla y pasteles para su abuela; en el camino la niña se encuentra con un lobo, éste le pregunta por su destino y el camino que ha de tomar. El lobo se le adelanta, al llegar con la anciana, la mata, se la come, se disfraza de abuela y se mete en la cama. Caperucita va descubriendo los cambios físicos de su abuela y se desarrolla una inocente conversación:

¡Qué ojos tan grandes tienes, abuela!

Para verte mejor, querida.

¡Qué orejas tan grandes tienes, abuela!

Para oírte mejor, mi querida.

¡Y qué dientes tan grandes!

¡Para comerte mejor!

Salta de la cama, atrapa a la niña y justo cuando estaba por comerla, el leñador salva a Caperucita, mata al lobo, le abre el vientre y rescata a la abuela, sana y salva.

Yvonne Verdier estudió las tradiciones y rituales de las mujeres rurales en las zonas remotas de Francia. Las niñas, durante la pubertad, eran enviadas a pasar un invierno con las costureras locales, rito que marcaba el tránsito hacia la juventud.

Al respecto, Caperucita ha de tomar un camino ¿será el sendero de las agujas o de los alfileres? La mención de los dos senderos indica la etapa de vida de una mujer. Los alfileres, fáciles de usar, solo sirven para hacer uniones temporales. La agujas, empleadas con pericia y perseverancia, se hacen uniones permanentes. Pasar un hilo por el ojo de la aguja, tiene connotación sexual, el alfiler es pues, símbolo de virginidad.

Diferentes versiones ubican a Caperucita en la cama con el lobo. Según la versión de tu infancia, ¿qué camino crees que eligió Caperucita Roja?

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba