Home / Historia / Nuestro cerebro está hecho de partes recicladas

Nuestro cerebro está hecho de partes recicladas

 

Los animales evolucionan para adaptarse a su medio ambiente, ya que en ocasiones éste cambia y si no lo hacen ellos estarían destinados a su extinción. Por ejemplo, los dinosaurios poseían plumas como un sistema de climatización, pero con el tiempo y los sucesos que vivieron, las plumas desempeñaron otro papel, al permitirles volar.

 

De igual manera, el cuerpo de los seres humanos ha sufrido varias transformaciones. Una de las características que nos ayudaron a conquistar el planeta son los dedos oponibles; al contar con el pulgar enfrentado al resto de los dedos, podíamos maniobrar con objetos como lanzas y especializarnos en la caza.

Sin embargo, los dedos oponibles los tenían nuestros ancestros, y aunque su cerebros no eran capaces de generar estas herramientas, era útiles para funciones más simples como hurgar en el tronco de los árboles o recolectar raíces.

 

Fue hasta que el cerebro creció que las manos modernas su utilizaron con otro propósito. Nuestro cerebro se desarrolló de forma similar, las partes que lo conforman funcionaban para una tarea específica y al cambiar nuestro entorno se reutilizaron para cumplir con otras funciones.

Por ejemplo, la lectura es una actividad que hemos realizado desde hace poco tiempo, considerando que nuestra especie tiene 150 mil años de existencia. Según Carolyn Parkinson, autora del estudio “Trends in Cognitive Sciences”, somos capaces de leer ya que hemos reciclado un engranaje neuronal que procesaba caras y objetos.

 

Para apoyar este argumento, Fernando Moya, investigador del Instituto de Neurociencias de Alicante, demuestra que las personas analfabetas perciben de mejor manera los rostros invertidos (como en un espejo) que las personas alfabetizadas.

 

Carolyn también argumenta que el reciclaje de instrumentos biológicos dieron origen a nuestra cultura. Las hormonas como la oxitocina sirvieron por millones de años para regular el comportamiento reproductivo de los mamíferos. Gracias al reciclaje de la evolución, esta hormona nos ayuda a fortalecer relaciones sociales y la capacidad de cooperación sin lazos de sangre.

Al final, la evolución desecha lo que no sirve o les da un nuevo uso para adaptarnos y seguir adelante.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba