Home / Historia / Cuestionar la Historia

Cuestionar la Historia

¿A todo esto, qué cosa es la historia o Historia?

La palabra en sí es ambigua, la historia que cuenta el abuelo, la historia del historiador y finalmente la Historia con H, la que los antiguos identificaban con la voluntad divina.

No hay leyes de la Historia, ni laboratorio, ni experimentos posibles. Los métodos son infinitos, nunca será una ciencia dura.

Llaman historia al producto del trabajo de hombres que cuentan acontecimientos que no vieron y cuando los vieron, el resultado fueron memorias.

Dicen por ahí, la historia es la forma mas ingenua de la Literatura.

El poeta, ensayista y filósofo francés, Paul Valéry confiesa que la Historia con H mayúscula, se trata de un mito que se dibuja amenazador, cuando dicen: la Historia enseña, la Historia juzgará… ¡es un mito! En cuanto a la historia con h minúscula, es un conjunto de escrituras; eso se lee, divierte… ¡es una ilusión!

El reconocido historiador mexicano, Edmundo O´Gorman, le da la razón a Valéry cuando menciona que la verdad histórica que tan afanosamente persigue la escuela tradicional es absolutamente inalcanzable. Siempre será un verdad fragmentaria. Así, el conocimiento histórico es parcial, el más parcial de todos los conocimientos.

La historia es relato de acontecimientos, es una narración que permite eliminar algunos falsos problemas. La historia simplifica, organiza, mete un siglo en una página y puede darse el lujo de ser aburrida.

Así, escribir la historia, pertenece al género narrativo en donde, en mayor o menor grado, se inventan las cosas que suceden o acontecen. La ilusión y el deseo suelen tocarse en realidad y no hay pruebas que valgan cuando se quiere creer. Por eso se crean los mitos y de ahí, que la historia sea en gran parte, una invención.

 

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba