Home / Cultura General / Cultura armamentista

Cultura armamentista

guns

Tristemente se ha vuelto muy común encontrar noticias que involucran sucesos violentos y posesión de armas de fuego en Estados Unidos. Según estimaciones oficiales, cada año mueren hasta 30.000 personas entre accidentes, homicidios y suicidios, todos relacionados con este tipo de armas.

Actualmente la sociedad estadounidense se ha fragmentado en dos bandos: los que abogan por el control de armas y los partidarios por el derecho a poseerlas. Muchos personajes se han beneficiado de la controversia para politizar el tema y convertirlo en uno de los más relevantes dentro de la agenda política de muchas figuras.

La realidad es que tanto el uso como pertenencia de armas de fuego se convirtió en algo muy común desde la llegada de los primeros colonos ingleses. Estos se distinguieron por agruparse en pequeñas milicias armadas que “protegían” a los ciudadanos de los ataques de los nativos americanos.

Estos grupos armados cobraron mayor relevancia por su papel en la victoria de la Guerra de Independencia, razón por la que muchos expertos afirman que la posesión y empleo de armas cumple un fin patriótico.

guns2

Igualmente, durante los primeros años después de la victoria sobre los ingleses, Estados Unidos confió su seguridad a una iniciativa popular donde los mismos ciudadanos se organizaban (siempre armados) para protegerse mutuamente, esto a causa de la falta de recursos para tener un ejército debidamente constituido.

Las armas proliferaron, tanto las milicias como las patrullas ciudadanas estaban en todos lados, principalmente en las fronteras y zonas rurales. Éstas ayudaron a reafirmar el dominio del hombre blanco sobre los nativos americanos, los afroamericanos y los mestizos. Durante el esclavismo, las armas fueron la mejor herramienta de sometimiento, dando paso a una normalización en su tenencia.

Lo anterior ayudó a que la caza se volviera una práctica popular, dando paso a otro fenómeno cultural en donde el uso de armas de fuego ya no sólo era patriótico, también se asociaba con la virilidad.

Por otro lado también es importante mencionar que los ciudadanos no confiaban del todo en las instituciones federales, pues según ellos, el Estado podía monopolizar el uso de la fuerza, obligando a las milicias a desaparecer. Todavía hay quienes piensan que un pueblo sin armas sería blanco fácil para que el gobierno ejerciera una tiranía sobre la nación o que dejaría una América vulnerable ante cualquier invasión extranjera.

guns-1961-and-2015-620x330

Sin duda el fenómeno es aún más amplio, pero los orígenes de la cultura armamentista norteamericana nos ayudan a entender mejor el porqué de ese vínculo emocional que se tiene con las armas y su exaltación en el cine, la literatura y el folclore popular, situación que también se ha convertido en un pilar para la vida política del país, específicamente importante para grupos como el NRA, pero ese es otro tema.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba