Home / A dónde vamos / El derrocamiento boliviano: anticomunismo, parte 2

El derrocamiento boliviano: anticomunismo, parte 2

El periodista e investigador francés Thierry Meyssan, experto en política exterior internacional, había publicado artículos anteriores sobre acciones y eventos encaminados a ocasionar la inestabilidad en Latinoamérica aludiendo a la crisis en la Cuenca del Caribe, Venezuela, Brasil y ahora toca el turno de Bolivia.

Aunque el enfoque central es el derrocamiento, la investigación profundiza en el origen que finalmente deriva en la salida de Evo Morales, exhibiendo las raíces más profundas que se esconden detrás del poder.

El derrocamiento boliviano es una historia contada en cuatro actos y probablemente se sigan sumando más eventos a la investigación.

Cuando Estados Unidos inició campaña contra la URSS, fue instaurada una Liga Anticomunista Mundial, la cual ‎coordinó en Latinoamérica el «Plan Cóndor», una estructura de cooperación entre los regímenes proestadounidenses ‎de Latinoamérica para secuestrar y asesinar líderes revolucionarios en cualquier país donde ‎buscaran refugio. ‎

Fue así como, después de haber participado en el golpe militar que instaló en la presidencia ‎de Bolivia al general René Barrientos, en 1964, el general Alfredo Ovando en 1966, puso la búsqueda del ‎Che Guevara en manos del nazi Klaus Barbie, quien había sido jefe de la Gestapo en la ‎ciudad francesa de Lyon. Después de ser capturado por el ejército boliviano, Guevara fue ‎asesinado a sangre fría, por orden del dictador Barrientos, en 1967. ‎

Bajo las dictaduras de los generales bolivianos Hugo Banzer (1971-1978) y Luis García Meza ‎‎(1980-1981), el nazi fugitivo Klaus Barbie, también conocido como “el Carnicero de Lyon”, y ‎el neofascista italiano Stefano Delle Chiaie, quien hubiera organizado ‎en 1970 el fallido golpe de Estado del príncipe Borghese en Italia, trabajaron juntos en la ‎restructuración de la policía y de los servicios secretos bolivianos. ‎

Ahora bien, posterior a la dimisión de Richard Nixon en 1974, se inició en Estados Unidos la ola de revelaciones de las comisiones Church, Pike ‎y Rockefeller sobre las actividades secretas de la CIA. En 1977, Carter ordenaba al director de la CIA, sacar de la agencia a los colaboradores que ‎habían trabajado para el Eje nazi-fascista y convertir las dictaduras proestadounidenses en ‎‎«democracias».

Sin embargo a pesar de las medidas de extracción tomadas, probablemente muy tardíamente por Estados Unidos, las raíces se habían arraigado y así el discreto respaldo de algunos ‎funcionarios estadounidenses, además del dinero de un grupo de transnacionales, lograron el golpe contra Evo Morales.

 

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba