Home / Historia / El día del trabajador nace en Chicago

El día del trabajador nace en Chicago

En los albores de la Revolución Industrial, Chicago era la segunda ciudad en número de habitantes. Anualmente llegaban ferrocarriles con miles de ganaderos desocupados para crear las nuevas villas urbanas.

Los trabajadores buscaban una jornada de 8 horas: ocho horas para el trabajo, ocho para el sueño y ocho horas para la casa. Anteriormente, únicamente había una ley que prohibía trabajar más de 18 horas diarias, “salvo caso de necesidad”.

La mayoría de los obreros estaban afiliados a la Noble Orden de los Caballeros del Trabajo, aunque tenía mayor preponderancia la Federación Estadounidense del Trabajo, inicialmente socialista. El 17 de octubre de 1884, ésta había resuelto que desde el 1 de mayo de 1886, la duración legal de la jornada laboral fuera de 8 horas, de lo contrario habría huelga.

El 1 de mayo de 1886, unos 200mil trabajadores iniciaron la huelga en tanto que otros 200mil obtenían esa conquista con la simple amenaza de paro. Sin embargo, en Chicago, donde las condiciones eran por mucho peor, las movilizaciones continuaron. Únicamente la fábrica de McCormik se mantenía laborando.

El segundo día de mayo, la policía había disuelto violentamente una manifestación de 50mil personas y el 3 de mayo se celebraba una concentración frente a las puertas de McCormik. Al sonar la sirena de salida de turno de los rompehuelgas, los ahí reunidos se lanzaron sobre ellos comenzando una pelea campal. Sin aviso alguno, una compañía de policías abrió fuego a quemarropa sobre la gente. El saldo fue de 6 muertos y decenas de heridos.

El 4 de mayo se concentraron en la plaza de Haymarket más de 20mil personas que fueron reprimidas por 180 policías. Un artefacto explosivo estalló entre los policías donde murió un elemento y dejó varios heridos. Posteriormente, la policía abrió fuego contra la multitud matando e hiriendo a un número desconocido de obreros.

Acto seguido, se declaró estado de sitio y toque de queda. Se detuvieron a centenares de trabajadores que fueron golpeados, torturados y acusados del asesinato del policía. El 21 de junio de 1886 los juzgados declararon a 8 culpables, tres de ellos condenados a prisión y cinco serían ejecutados en la horca el 11 de noviembre de 1887.

Los sucesos de Chicago costaron la vida de muchos trabajadores y dirigentes sindicales, no hay un número exacto pero miles fueron despedidos, detenidos, procesados, heridos de bala o torturados. La mayoría eran inmigrantes europeos: italianos, españoles, alemanes, irlandeses, rusos, polacos y de otros países, eslavos.

A finales de mayo de 1886, varios sectores patronales accedieron a otorgar la jornada de 8 horas lo cual, fue un punto de inflexión en el movimiento obrero mundial.

Finalmente, en 1904, la Segunda Internacional reunida en Ámsterdam, dio un gran impulso a los intentos por convertir el 1º de mayo en un día festivo, siempre reivindicando simultáneamente la reducción a ocho horas de jornada laboral.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba