Home / Cultura General / Dios geometriza: numerología

Dios geometriza: numerología

Así se refería Platón resumiendo la fórmula pitagórica de la creación Universal: Dios geometriza. En esta fórmula, el universo evoluciona desde dentro hacia fuera y desde dicho punto, comienza una irradiación idéntica en todas direcciones para establecer una circunferencia o esfera. Si ese punto se extiende horizontalmente, quedan divididos los hemisferios y la extensión vertical cruza a la horizontal formando una cruz y así, hasta el infinito.

Ese punto, del que hablamos arriba, Pitágoras lo identificó como “ningún número” porque no hay primero ni último sino que, todo es uno. Por tanto, ese punto o esfera, fue el cero.

 

El uno, fue destinado a la unidad espiritual del cual emerge la geometría del universo.

La díada es el desdoblamiento del punto que da origen a la dualidad, femenino y masculino.

El triángulo, el más profundo de los símbolos geométricos que representa la trinidad.

Cuatro, principal portador de la naturaleza, símbolo del universo como materia caótica.

Pentagrama, símbolo del hombre (cuatro miembros y cabeza) consciente y pensante.

Seis, refiere a las direcciones de la extensión de todos los cuerpos sólidos (arriba, abajo, derecha, izquierda, dentro, fuera).

El número perfecto es el siete, sumatoria de la Trinidad y los principios superiores y el cuaternario que es la raíz de todo lo material.

El ocho de la justicia, el movimiento cíclico, eterno y espiral, inhalación y exhalación del Gran Aliento.

Océano y horizonte fue el nueve, obtenido una vez que todos los números están comprendidos y giran en su interior.

Con lo anterior, Pitágoras daba origen a lo que hoy conocemos como las bases de la numerología que actualmente, se utiliza mucho más de lo que nos gustaría admitir para temas que van desde encriptación hasta esoterismo.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba