Home / Historia / Ellen Gleditsch: una de las mujeres de Curie

Ellen Gleditsch: una de las mujeres de Curie

Entre 1900 y 1910, al menos 30 mujeres trabajaron en el campo de la radiactividad en Europa. Ellen Gleditsch fue una de ellas, una de las estudiantes que decidió probar suerte en el laboratorio de Marie Curie.

Desde pequeña, su padre, le enseñó a amar la ciencia y a apreciar la botánica. Las ciencias naturales siempre fueron de su interés y finalmente decidió optar por la farmacología. Obtuvo un grado no académico de química y farmacología pero a falta de recursos, interrumpió sus estudios. A la voz de “¡Primero pan, luego ciencia!” fue como llegó al laboratorio de Curie.

Estando en París, estudió química, mineralogía y radiactiviad en la Sorbona y, para 1911 recibió su grado en ciencias lo que ayudó en su desempeño en el laboratorio. Su trabajo fue tan brillante que pronto fue ascendida a asistente personal de Curie.

Estudió también la relación radio-uranio y dio con la clave para la determinación de las edades de los minerales radiactivos. En suma, Ellen trabajó de 1907 hasta 1912 con la Nobel y fue en ese periodo como se convirtió en una pionera de la radioquímica estableciendo el periodo de semidesintegración del radio, además, ayudó a demostrar la existencia de isótopos.

Posteriormente, en 1919 Ellen cofundó la Asociación Académica de Mujeres noruegas, para centrarse en el desarrollo de la ciencia y las condiciones en las que trabajaban las científicas. Fue elegida presidenta pero debido a que también le preocupaban las oportunidades académicas para las de su género, se convirtió también en presidenta de la Federación Internacional de Mujeres Universitarias. El principal objetivo de la Federación era proporcionar becas para estudiar en el extranjero.

Durante la ocupación de Noruega por la Alemania Nazi, Ellen utilizó un laboratorio de la Universidad de Oslo, donde era profesora desde 1929, para esconder a científicos que huían de la barbarie. En 1946 se retiró de la docencia pero se quedó ocupada con las causas solidarias: trabajó con la UNESCO para acabar con el analfabetismo y fue parte de la Comisión de control de la utilización de la bomba atómica.

Finalmente, a sus 83 años, recibió un doctorado honoris causa por la Sorbona. Fue la primera mujer en recibirlo.

Si bien la historia de la radiactividad está protagonizada por los más famosos como Pierre Curie, Ernest Rutherford, Otto Hahn y Stefan Meyer, los cierto es que estos grandes científicos estaban rodeados de investigadores menos conocidos que los ayudaron. Ellen Gleditsch, fue una de las investigadoras con las que Curie pudo contar intermitentemente, incluso después de haber dejado su laboratorio.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba