Home / Historia / Antes de Eva, fue Lilith

Antes de Eva, fue Lilith

lilith1

Lilith, mujer pelirroja y de gran belleza, fue la primera esposa de Adán, o así lo manifiesta el folklore judío. Su lugar en la historia de la creación es incierto y generalmente, se le atribuye un estrecho vínculo con el pecado, adulterio y maldad.

Su fugaz aparición en la Biblia (Isaías, 34:14), la asocia con un demonio maligno aparentemente, bien conocido. Sin embargo, aunque es la única pista de su haber dentro del libro mejor conocido del mundo, no es la única mención en textos antiguos.

En los rollos del Mar Muerto, aparece Lilith como demonio repudiado. Dichos textos complementaron el Talmud de Babilonia, un compendio judaico acerca de los temas legales, historias y reflexiones sobre pasajes bíblicos. Así, el protagonismo de Lilith asegura su paso a la historia como un súcubo de largo cabello, alado, la cual mantiene depravadas relaciones sexuales con todo aquel que duerma en soledad.

Igualmente, en los albores del año 1000, se hace mención de una característica tan inesperada como relevante para quien escudriña la historia. En el contexto de la Edad Media, El Alfabeto de Ben Sira (sabio israelita) era presentado en un texto conteniendo 22 episodios, correspondientes a las 22 letras del alfabeto hebreo. Lo interesante de ello, radica en el episodio cinco, en el que se habla de las cualidades ya mencionadas de Lilith pero también se le denuncia de haber sido la primera esposa de Adán, por el cual se atrevió a abandonar el Edén, al ser tratada como un ser inferior.

lilith3

El pasaje en El Alfabeto, relata la historia del Rey Nabucodonosor de Babilonia, el cual manda llamar a Ben Sira a quien encomienda salvar la vida de su hijo enfermo y muy amado. Así, Ben Sira, invocando el nombre de Dios, inscribe en un amuleto los tres nombres de los ángeles que viajaron alrededor del mundo sometiendo a los demonios para erradicar la muerte y enfermedad.

El pasaje menciona cuando Dios da cuenta de la soledad de Adán (Génesis 2:18) y entonces, crea a Lilith. Muy pronto la pareja empieza a pelear ya que, durante el acto sexual, Lilith se niega a yacer debajo de él. Adán insiste en que ese es el lugar que le corresponde, además de los menesteres propios de una esposa. Mientras Lilith refiere que, al ser ambos creados a partir de la misma sustancia, son seres igualmente importantes.

Frustrada ante la necedad y arrogancia de Adán, Lilith profiere el Tetragramaton (YHWH), nombre sagrado e indecible de Dios, que la mayoría de las Biblias traduce como Yahvé. Ante esta imprudencia, Lilith se condena y, por el poder conferido de haber enunciado dicho nombre, vuela lejos del Paraíso hacia el Mar Rojo.

El Todopoderoso sentencia que si Lilith no regresara, 100 de sus hijos morirían día tras día. Tres ángeles son enviados en busca de esta mujer, pero Lilith se niega a regresar aceptando la condena y, para evitar su muerte, jura en el nombre de Dios que no hará daño ninguno a los infantes que lleven un amuleto con la inscripción de su nombre “Lilith”.

Estudiosos de los textos sagrados atribuyen esta interesante narración al versículo del Génesis 1:27 donde dice que en el sexto día “Hombre y mujer fueron creados”. Sin embargo, en Génesis 2, el hombre es creado primero, luego las plantas, animales y después la mujer.

lilith5

 

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba