Home / Historia / Esto fue lo que pasó en Termópilas

Esto fue lo que pasó en Termópilas

bQt0ktH

La Batalla de las Termópilas (librada entre griegos y persas en el año 480 a.C.) fue popularizada y exagerada por la película “300″, de Zack Snyder.

Para entender el contexto, primeramente debemos aclarar que los 300 espartanos no lucharon solos, ni los persas sumaron un millón de hombres. Estos datos se los debemos a las exageraciones del maestro Heródoto.

De forma concreta, se trata de una batalla librada en la Segunda Guerra Médica, donde ciudades de la antigua Grecia se aliaron y con los espartanos a la cabeza, enfrentaron al gran imperio persa de Jerjes I quien, tras la derrota de la Primera Guerra Médica fue capaz de estructurar un ejército inmenso para conquistar Grecia. Las estimaciones más recientes arrojan un número de 300.000 hombres que básicamente fueron convocados de la noche a la mañana.

Con la inminente invasión en puerta, el general Temístocles diseñó una estrategia para frenar y bloquear al imperio persa, esto tomaría lugar en el estrecho de las Termópilas.

Los griegos se unieron a la batalla, pero los espartanos no lograron juntar a todos sus hombres a causa de que el oráculo de Delfos (el consejo de Esparta) le negó esta acción al rey dado los sobornos recibidos por parte del rey persa. Con este antecedente, la guardia real compuesta por 300 de los soldados más fuertes y leales a Esparta, tuvieron que ser reunidos. El oráculo de Delfos advirtió al rey Leónidas que si se atrevía a ir a la guerra, jamás volvería.

thermopylae

La estrategia de los griegos fue la siguiente: los 300 junto a los hoplitas de las diferentes polis bloquearían los caminos hacia Grecia y detendrían por tierra al ejército persa, mientras que toda la flota griega, destacándose la ateniense, retrasaría a la armada persa en Artemiso.

Aunque los historiadores griegos de la época exageraron demasiado en el número de hombres persas, los griegos sí eran muy inferiores en cantidad, se habla de 7.000 hoplitas de las diferentes polis en contra de los 300.000 persas, quien en su mayoría eran esclavos. Esto fue un factor determinante para su contención, pues a diferencia de los persas, los griegos iban mucho mejor equipados, entrenados y con un alto sentido moral, pues al ser hombres libres, decidieron luchar para defender su tierra.

La batalla estalló cuando los persas se acercaban al desfiladero de Termópilas, primeramente entraron en batalla los hoplitas, mientras que los 300 se quedaron en la retaguardia, después de aprovechar la falta de equipo de los persas, entraron los espartanos mientras los hoplitas se desplazaban a la retaguardia.

termopilas-52

A pesar de las continuas mini victorias de los espartanos, los persas no paraban de llegar. Todo dio un giro cuando el griego Efialtes, quien ansiaba hacerse de riquezas, traicionó a los suyos y le explicó a Jerjes un camino que daba con la retaguardia de los espartanos. Cuando los griegos se enteraron que el ejército persa rodearía ambos flancos, dieron la batalla por perdida. El rey Leónidas mandó a todos los griegos a casa para evitar bajas innecesarias, quedándose únicamente con los espartanos restantes.

Cuando por fin aparecieron los persas, atacaron a los espartanos por todas partes. Aún así, no podían contra ellos, las bajas continuaban en aumento y decidieron utilizar un arma que para los espartanos era el armamento de los cobardes, el arco. Solamente así lograron acabar con todos ellos, disparándoles miles de flechas desde todas las direcciones posibles. Los espartanos restantes quisieron proteger el cuerpo de su rey para evitar que lo mutilaran, pero cuando el ejército de Jerjes terminó de lanzar sus flechas, no quedaba ni un espartano en pie. Después de la batalla, Jerjes ordenó cortar la cabeza de Leónidas y clavarla en una pica.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba