Home / Historia / La antimateria de Dirac

La antimateria de Dirac

Paul Dirac era tímido, la economía de sus palabras lo hacían ser una especie rara en este mundo. Él podía descubrir la belleza donde nadie la veía. Este físico británico del siglo XX fue capaz de descubrir por vez primera la interacción entre la luz y la materia. Explicó varias propiedades misteriosas de los átomos y moléculas, además de realizar la predicción más inquietante: la existencia de antimateria.

Parte del trabajo de Dirac consistió en razonar sobre cómo debía modificarse la física cuántica para hacerla compatible con la teoría de Einstein. Bajo esta premisa, utilizando su concepción estética y argumentos teóricos, matemáticos, elaboró la ecuación que lleva su nombre.

El 2 de enero de 1928, Dirac publicó su artículo denominado “La teoría cuántica del electrón”. Si bien, la publicación fue recibida con entusiasmo, había un problema, su teoría contenía cuatro cantidades independientes y no las necesarias para describir al electrón. Sin embargo, pese a que su ecuación arrojaba un resultado absurdo probablemente, Dirac observaba la belleza matemática que lo impulsaba hacia la creatividad.

Dirac sostenía que el vacío, la ausencia de materia, lejos de ser el paraíso del espacio y silencio, se parecía más a un teatro repleto con el cartel de “no hay más butacas”. Así, el vacío estaría lleno de electrones ocupando las infinitas butacas de energía negativa como un mar sin fondo y por tanto, tendría carga eléctrica y energía infinitamente negativa. Lo que Dirac estaba haciendo, era describir la antimateria.

Para 1932 Carl Anderson observó la primera prueba que daba la razón a Dirac, los electrones positivos o positrones eran la partícula que Dirac había predicho y con ello, el primer ejemplo de antimateria.

Mas adelante, con el tiempo, se comprobó que todas las partículas tienen asociada una antipartícula. Aunque la teoría de Dirac se impuso, no lo hizo por mucho tiempo ya que al intentar hacer los cálculos más precisos y complejos, los resultados seguían siendo absurdos. Se necesitaba una teoría más general que llegó unos diez años más tarde denominada, la electrodinámica cuántica. Uno de sus creadores sería justamente el amigo de Dirac, físico estadounidense Richard Feynman.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba