Home / Historia / La belleza del sánscrito

La belleza del sánscrito

Con más de 5000 años de antigüedad se encuentra la sabiduría hindú Védica y el gran lenguaje de los Mantras o sonidos vibracionales. El sánscrito es la lengua clásica por excelencia de la India que significa literalmente “perfeccionado”, y su escritura devanāgarî, «escritura de la ciudad sagrada», es el idioma madre de todos los idiomas del mundo.

Si bien, el sánscrito no es originario de la India, fue traído por las tribus arias que invadieron el subcontinente en una fecha no determinada pero cuya ubicación sería el segundo milenio a. C. por lo que es de comprender que esta es también la lengua sagrada, espiritual y lengua del yoga.

Según el Journal of the Asiatick Society de Bombay, la lengua sánscrita, tiene una estructura admirable, más perfecta que el griego, más rica que el latín y más exquisitamente refinada que ambas. Y es que siendo la lengua en la que se expresan, se cantan y se escriben los textos Vedas, los manuscritos más antiguos conocidos de la humanidad, aparece la necesidad de conservar y mantener la lengua sin cambio alguno, cada sonido se debe pronunciar perfectamente, sin error, a riesgo de invalidar el ritual. La pronunciación y recitación o canto de cada himno, en el llamado sánscrito védico, era y es lo religiosamente sagrado.

Por otra parte, según la tradición, se dice que el sánscrito no tiene un origen natural o humano, sino que se trata de una lengua sagrada que fue revelada a la humanidad por los sabios y videntes quienes pusieron en sonidos su experiencia mística que por la vibración de sus sonidos y su articulación, está en consonancia con la energía divina. Cada una de las 51 letras del sánscrito tiene una vibración bella y cósmica, que resuena en consonancia con la realidad suprema. Se dice que su repetición pone en contacto con lo absoluto desconocido y con esa energía se trasciende el ego.

Se ha dicho incluso que, sus vibraciones son las mismas que las vibraciones naturales de las células de nuestro cuerpo y de nuestros cuerpos sutiles. Son las vibraciones esenciales de todo lo que existe y que tienen un poder de sintonizarnos con la inteligencia cósmica y que de esta manera es posible sanar, equilibrar y elevar la conciencia.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba