Home / Historia / La infame guerra del cerdo

La infame guerra del cerdo

pig4

Corría el año 1859 y la soberanía de la Isla de San Juan (un conjunto de islas entre Vancouver y Estados Unidos) se encontraba en un punto delicado.

En un fallido intento por definir la frontera entre Canadá y Estados Unidos (Tratado de Oregón de 1843) la atmósfera estalló y todo se convirtió en hostilidad. El catalizador de la disputa fue un cerdo que pertenecía al irlandés Charles Griffin.

El temerario cerdo se tomó la libertad de pasearse en la propiedad de Lyman Cutlar, un ciudadano norteamericano que perdió el control cuando lo vio hurgando entre su jardín de vegetales. Cutlar decidió tomar su rifle y disparó en dirección al cerdo, terminando con su vida.

Los británicos quisieron detener y encarcelar al irlandés puercocida, pero los americanos no estaban de acuerdo y enviaron al noveno cuerpo de infantería. ¿Qué podían hacer los británicos ante esto? Bueno, doblaron la apuesta y mandaron tres barcos de guerra.

Durante todo el verano de 1859 las fuerzas de ambos flancos crecían y crecían, pero siempre manteniendo las armas en silencio.

Los americanos lograron reunir 461 soldados y 14 cañones; mientras que los británicos se hicieron de un cuerpo de defensa con 2140 soldados, 5 barcos de guerra y 70 cañones.

Sí, los británicos realmente querían a ese cerdo.

pig3

La peculiar disputa encontró una especie de solución cuando se instalaron dos campamentos militares en cada extremo de la isla, uno americano y el otro inglés, repartiéndose el poder de la isla a la mitad.

Durante los 12 años que duró esa ocupación conjunta, ambas unidades mantuvieron una vida social pacífica, visitando los campamentos del contrario para celebrar sus respectivas fiestas nacionales y realizar competencias deportivas.

Los guardias que actualmente protegen el parque explican que la amenaza más poderosa era la enorme cantidad de alcohol que circulaba entre los campamentos.

Al final, Kaiser Guillermo I arbitró en favor de Estados Unidos y las islas quedaron en su poder.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba