Home / Historia / La revolución religiosa de Platón

La revolución religiosa de Platón

Platón se quejaba de que los dioses del monte Olimpo ya no eran merecedores de las alabanzas de un imperio griego tan poderoso y expandido. Los dioses tradicionales se habían convertido en seres excesivamente malévolos, inmorales e indignos.

Bajo la dirección del rey Filipo II y el posterior reinado de su hijo, Alejandro Magno, Platón estaba convencido de que debía iniciar una revuelta histórica contra los dioses tradicionales y ampliar los horizontes religiosos de esta civilización tan vasta y victoriosa donde moraba el pueblo griego.

Así, mirando al cielo, Platón reconoció la superior dignidad de los dioses visibles, de los cuerpos celestes.

No fue tarea fácil, primero luchar contra la superstición y después convencer de que había una lógica y ciencia detrás de lo divino.

La revolución se movió muy lentamente puesto que los astrónomos fueron muy lentos en la correcta interpretación de lo que veían en el cielo nocturno. Aseguraban que el Sol, la Luna y las estrellas, se comportaban impecablemente, al moverse en círculos perfectos en torno a la Tierra.

Sin embargo, 5 puntos de luz en el cielo los dejaba perplejos, no titilaban y parecían ir de un lado a otro por el cielo nocturno como si estuvieran bebidos. Incluso Platón se asustaba pues, no era un comportamiento de dioses. Por tanto, a las deidades rebeldes, les denominaron planetas, término griego con el que designaban a los vagabundos.

Dos décadas fueron necesarias para entender el movimiento aparentemente errático de los díscolos dioses vagabundos. Pero fue con esta comprensión que la revolución religiosa de Platón se vio soportada. Tras su muerte, Aristóteles brindó mayor fundamento a la revolución de su maestro, explicando por qué y cómo eran los nuevos dioses celestes de Platón y por mucho, superiores a los humanos y cualquier otra cosa sobre la Tierra.

Finalmente, la religión amplió su dominio y elevó la reputación de la ciencia. El surgimiento del cristianismo se convirtió en la revolución religiosa más reciente durante la cual, muchos dioses terrestres desaparecieron en virtud del único Dios celestial.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba