Home / Cultura General / La vida bohemia

La vida bohemia

La primera vez que se menciona el término “bohemio, fue a letra del autor romántico Henri Murger, mismo que se recuerda por su obra “La vida bohemia” que presenta una serie de esbozos románticos y realistas de costumbres sociales de los escritores mediocres y harapientos de París.

La historia termina con la muerte de una prostituta enamorada del protagonista. Fue tal el éxito de la obra, que la palabra “bohemio” obtuvo el significado que tiene ahora del estilo de vida extravagante, pobre, sablista e ingenioso de un artista que puede ser pintor, escritor, cineasta, actor, etc.

El origen de la palabra alude a la cultura de los gitanos que se llamaban tradicionalmente “bohemios” en Francia y se refería a un modo de vivir de ciertos sectores que tenían valores diferentes a una sociedad sedentaria y burguesa, en particular artistas e intelectuales.

El término de Murger fue el que sitúo a lo “bohemio” en los cafés poco de moda donde se escondían los artistas de los burgueses, en los que se discutían temas sobre tendencias, ideas políticas y pensamientos de cultura y arte. El mismo Murger decía “no existe el bohemio fuera de París”.

Este mundo bohemio permitió que una rama en la literatura que se mantenía al margen floreciera; los llamados “poetas malditos” fueron un ejemplo de estos intelectuales y artistas incomprendidos en su momento histórico. Este movimiento o moda dio como resultado que se entendiera el poco éxito de algunos poetas como una señal de un posible gran talento. Pues las reglas del arte o las convenciones sociales se contradecían con estos artistas que buscaban encontrar el sentido del arte puro.

Ahora el término se usa para designar al artista despreocupado, desordenado que va en contra de la sociedad ostentosa y materialista por lo que el ser “bohemio” le permite ser fachoso y menospreciar los valores adquisitivos de las personas de alta sociedad.

Esto los mantiene en un plano de superioridad ante las masas y les permite dedicarse por completo a sus pasiones que pueden ser filosofar, crear artísticamente, enriquecerse intelectualmente o interesarse por diferentes manifestaciones culturales.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba