Home / Cultura General / Las brujas de Salem

Las brujas de Salem

Salem era un pequeño pueblo fundado por pescadores, en la bahía de Massachusetts en 1623. Pocos podrían haber adivinado que aquí se vivirían una de las peores pesadillas para mujeres inocentes. Uno de los horrores humanos más memorables se gestó en estas tierras , la paranoia y el miedo fueron los principales ingredientes.

 

En 1692, la hija del pastor Samuel Parris llamada Betty y su prima Abigail de 9 y 11 años respectivamente sufrieron de convulsiones y espasmos después de jugar con Tituba, una esclava antillana de Parris.

 

Tibuta solía contarle historias de terror a las niñas para pasar el tiempo, de igual manera les leía la fortuna en claras de huevo. Estas extrañas prácticas no eran bien vistas por el pueblo.

Después de los ataques sufridos por las menores, se presentó un caso más severo, el de Ann Putman de 12 años, su familia era una de las más importantes en el pequeño pueblo de Salem.

 

Doctores analizaron los síntomas de Ann y no encontraron nada mal con su salud, por lo que atribuyeron los episodios epilépticos a la influencia del demonio. El pastor Harris ordenó rezo a los habitantes de Salem y ayunó para contrarrestar la brujería, pero fue en vano.

 

Ante más casos de niñas con estos síntomas, Parris comenzó a asechar a las mujeres para que confesarán quiénes tenían un pacto con el diablo. Además de Tibuta, se acusó a la pordiosera Sarah Good y a la libertina Sarah Osburn.

Un tribunal comenzó a interrogarlas; amenazaron con mandar a la horca a las que no confesaran su pacto con Satanás. A pesar de encarcelar y matar a las sospechosas, los casos de ataques continuaron.

Debido a la histeria colectiva se creó el Tribunal de Boston para cazar a las brujas. Cualquier sospecha era suficiente para mandar a las brujas a la horca. Aunque hombres y mujeres fueron víctima de los tribunales, la mayoría de acusados eran féminas.

 

Cerca se 114 personas perdieron la vida al ser acusados de brujería. La caza de brujas cesó finalmente en mayo de 1963. Historiadores argumentan que los pobladores sufrieron una crisis de egotismo (intoxicación por el hongo del pan de centeno fermentado, contiene elementos químicos similares al LSD).

 

Recientemente se han especulado enfermedades del sistema nervioso central o una epidemia de encefalitis como las culpables de la histeria vivida en Salem. Aunque también se alude a la misoginia y el sexismo.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba