Home / Historia / Los campos de concentración en E.U.A

Los campos de concentración en E.U.A

AP97072713207

Las guerras son lo peor que ha generado la raza humana, la constante búsqueda de destrucción de nuestra propia especie nos condena a una historia manchada de sangre. De entre todos los conflictos, uno de los más recordados es la Segunda Guerra Mundial, debido al número de bajas y la lucha del supuesto bien y el “mal”.

Lo que viene inmediatamente a la cabeza de cientos de personas es la brutalidad alemana contra el pueblo judío que dejó campos de concentración y tratos inhumanos. Pero del otro lado del charco las cosas pintaban un poco igual. La única diferencia es que al haber sido los ganadores pudieron escribir la historia a su manera.

camp2

La realidad es que en Estados Unidos también se usaron campos de concentración para los japoneses. Todo comenzó después del ataque a Pearl Harbor, cuando el entonces Presidente Roosevelt firmó la Orden Ejecutiva 9066 donde se dictaba que era necesario “reinstalar” a la población que se encontraba en suelo americano y que era de origen de países enemigos.

En estos “campos de reubicación” se trataba a los presos de la peor manera. Los complejos estaban rodeados por alambre de púas o por rejas electrificadas. Como sus contrapartes alemanas, estos lugares contaban con torretas, personal armado con ametralladoras. Cualquier persona que intentará escapara sería disparada.

02

La vida en estos campos era extremadamente difícil. Para llegar a los baños, que estaban en el centro del campo, tenían que recorrer una distancia considerable bajo tormentas o neviscas. Además, eran recluidos en habitaciones de 6 x 7 metros donde hasta tres familias vivían. El trato no era diferente a niños, recién nacidos o enfermos.

main_1200

De igual manera el terror psicológico era insufrible. En ocasiones los japoneses eran golpeados brutalmente con palos de baseball sin razón alguna. Si alguno se quejaba del trato, se abría fuego contra él. El estrés era tal que en repetidas ocasiones los presos optaban por quitarse la vida; algunos otros murieron por las condiciones inhumanas.

Si bien durante estos años también se cazaba a las personas de origen italiano y alemán, los japoneses fueron los más perseguidos. El Coronel Karl Bendesten (quien dirigía la operación de “reinstalamiento” dijo en una ocasión: “Si tienen una sola gota de sangre japonesa irán a los campos de concentración. Esa es mi determinación”.

Japanese-InternmentCamp-Tule-Lake-CA

El odio racial durante los años en guerra inundaron las calles estadounidenses. Este país que adopto su forma gracias a los inmigrantes ha luchado durante toda su historia por erradicar lo que los hizo grandes.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba