Home / Historia / Los poetas malditos

Los poetas malditos

1

Lo que comenzó como un título de un libro de ensayos del poeta Paul Verlaine se convirtió en un término para especificar un estilo de poeta destinado a una individualidad hermética que se diferencia de la sociedad que lo delimita y lo lleva a tener una vida trágica con ciertas tendencias auto destructivas.

descarga (1)

En realidad lo que distinguió a esta selección de poetas que hizo Verlaine fue su capacidad de comprender el simbolismo de manera diferente a sus antecesores que eran los románticos. En la obra “Los poetas malditos” se honran a seis poetas: Tristan Corbière, Arthur Rimbaud, Stéphane Mallarmé, Marceline Desbordes-Valmore, Auguste Villiers de L’Isle-Adam y al mismo Paul Verlaine con el anagrama “Pobre Lelian”.

paul-verlaine-poeta-maldito-jadis-et-naguere-1921-ilustrad-D_NQ_NP_928-MLC2896718465_072012-F

Estos poetas franceses marcaron una influencia importante en América y tienen un gran bagaje de Baudelaire, el cual les presentó a Edgar Allan Poe, que a su vez influyó a todos con su gran amor por mostrar la belleza con la poesía más que buscarla a través de ella.

0143

Este argumento, este intento estético fue en realidad lo que hizo que ahora los recordemos, pues ellos le dieron a la poesía moderna el giro que la hace valiosa el día de hoy.

Los poetas malditos no tenían una línea de vanguardia, presentaban propuestas individuales que remarcaban el valor “emocional” de la poesía. Escribían a partir de una necesidad de impulso personal.

h-800-verlaine_paul_les-poetes-maudits_1884_edition-originale_3_45283

El simbolismo que se utilizó en general era uno que se ubicaba en las palabras que nos remiten a otras cosas, palabras que sugieren algo más de lo que dicen, por lo que resultan en “ideas” vagas o imprecisas. Crean atmósferas crepusculares, de lugares abandonados o viejos. Utilizaban lugares como su casa de la infancia y se apegaban a la musicalidad por lo que sus poemas resultaban en una experiencia para el lector.

Se alejaron de la crítica para ubicarse en el poema mismo y no en las ideas que giran alrededor de él. Se alejaron de lo “moral” y de las definiciones.

AD04879_11

El Mal

Arthur Rimbaud

Mientras que los gargajos rojos de la metralla
silban surcando el cielo azul, día tras día,
y que, escarlata o verdes, cerca del rey que ríe
se hunden batallones que el fuego incendia en masa;

mientras que una locura desenfrenada aplasta
y convierte en mantillo humeante a mil hombres;
¡pobres muertos! sumidos en estío, en la yerba,
en tu gozo, Natura, que santa los creaste,

existe un Dios que ríe en los adamascados
del altar, al incienso, a los cálices de oro,
que acunado en Hosannas dulcemente se duerme.

Pero se sobresalta, cuando madres uncidas
a la angustia y que lloran bajo sus cofias negras
le ofrecen un ochavo envuelto en su pañuelo.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba