Home / Historia / Los practicantes de la castración

Los practicantes de la castración

Culturas como la europea, Medio Oriente, India, África y China fueron regiones que practicaron la castración por razones que iban desde lo político, social y hasta lo religioso.

Esclavos blancos eran capturados durante conflictos entre el imperio otomano y los Balcanes por lo que muchos provenían de Circaza, Georgia y Armenia. Otros tantos eran extraídos como prisioneros de guerra de origen húngaro, esloveno y alemán. También fueron capturados eunucos de Egipto, Abisinia y Sudán para transportarlos a los mercados del Mediterráneo.

La privación de los genitales externos masculinos podía realizarse de manera parcial o total. La extirpación por corte o inutilización por golpes de los testículos era la manera parcial. Total, cuando se mutilaba radicalmente cortando pene y testículos.

Un castrado que conservaba el pene, no tenía el mismo valor que un castrado absoluto, aunque los riesgos fueran mayores para lograrlo. A los supervivientes de la mutilación total, se les colocaba una barrita de plomo en la uretra, misma que debían retirar para orinar.

Los vendedores de esclavos africanos, comúnmente los castraban para incrementar su valor comercial. Se les privaba de cualquier líquido por un par de días y se les extraían los testículos. Posteriormente, con hierro caliente, cicatrizaban la herida. A fin de abrir los canales de la orina, los obligaban a tomar grandes cantidades de agua. 90% de los esclavos morían en el proceso. Irónicamente, pese a que cristianos y judíos estaban en contra de esta práctica, utilizarlos como esclavos, no estaba mal visto. De hecho, los judíos radanitas, mantenían el monopolio del tráfico medieval de eunucos para abastecer los mercados andaluces y del norte de África.

Eunucos al servicio del emperador o emperatriz tenían diversas funciones, como la de ser guardián de las zonas dedicadas a las esposas de los grandes señores. Los eunucos existieron, entre otras naciones, en China, Medio Oriente, Egipto y Grecia.

En Europa, cuando estaba prohibido que las mujeres cantaran en público, los niños eran castrados para evitar que la calidad de su voz se perdiera. Se les denominaba castrati y eran comúnmente ocupados en los coros de las capillas.

La castración también ha sido propuesta y usada como método de control de natalidad. Los egipcios, persas, indios, chinos y muchos otros, han recurrido a la castración como pena para los casos de violadores o pederastas.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba