Home / Historia / Un monstruo nominado al Nobel de la Paz

Un monstruo nominado al Nobel de la Paz

Hitler Nobel

Era el año 1939, la sombra de la Guerra Mundial apenas se aproximaba, pero Erik G. C. Brandt, miembro del parlamento sueco, decidió nominar a Adolf Hitler al premio Nobel de la Paz.

Por aquellos años, Hitler desempañaba el puesto de canciller de Alemania y era el líder del partido nacionalsocialista alemán. Dos meses antes de la infame nominación hecha por Brandt, tropas de asalto con ayuda de la sociedad civil, perpetraron los ataques de la noche de los cristales rotos en Austria y Alemania. Para los historiadores, no cabe duda de que las órdenes fueron hechas por el mismo Hitler.

Los ataques habían sido dirigidos contra los ciudadanos judíos; aproximadamente un centenar de ellos fueron asesinados, otros miles detenidos y deportados a los campos de concentración, dando inicio a lo que después se conocería como el Holocausto.

Hitler Nobel2

Erik G. C. Brandt intentó retractarse y retirar la propuesta, pero esto le fue denegado. Brandt se excusó diciendo que su nominación consideraba las “gestiones para conciliar la paz en Europa” hechas por Hitler. Algunos lo han excusado por la postura que tuvo el Führer en los acuerdos de Munich de 1938 con Francia, Inglaterra e Italia. Sin embargo, existe otra versión que afirma que todo se trató de una sátira hecha por Brandt. Según esta versión, Brandt era un escéptico de la seriedad de los premios, pues el primer ministro británico Neville Chamberlain también había sido considerado para el Nobel, situación que desagradaba al sueco. Vale la pena mencionar que Brandt tenía una postura antifascista.

¿Increíble, no?

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba