Home / Historia / Prostitución a la antigua

Prostitución a la antigua

Babilonia

Antiguamente, a los huéspedes extranjeros se les recibía de manera caritativa. Además del hospedaje, se ofrecía un servicio de carácter sexual para el viajero cansado. Aunque al principio no era preciso ningún pago, posteriormente, el servicio terminó por comercializarse.

Los varones debían pagar una determinada suma antes de ingresar a los templos dedicados a tal efecto. Dentro de los santuarios, se encontraban las locales quienes tenían la obligación de acudir a uno de estos santuarios, al menos una vez en la vida.

Como muestra de hospitalidad, las mujeres debían practicar sexo con un extranjero a cambio de un pago simbólico.

Grecia

La prostitución no discriminaba entre hombres y mujeres. Se utilizaba el término porne derivado del verbo pernemi que quiere decir vender. Al respecto Demóstenes, el más famoso de los oradores griegos, mencionaba: “Tomamos una cortesana para nuestros placeres, una concubina para los cuidados diarios que nuestra salud exige y una esposa para tener hijos legítimos y segura guardiana de nuestra casa”.

Aunque el adulterio estaba castigado con la pena de muerte, existían las Pornai (vendidas), esclavas y en su mayoría, de origen extranjero. Estaban confinadas a transitar en zonas concretas y trabajar en barrios concretos donde imperaba el control y la administración del Estado. Marinos y ciudadanos pobres eran los que frecuentaban esos barrios.

Roma

El prostíbulo de Pompeya ejemplifica la cotidianeidad de las costumbres sexuales del pueblo romano. Promiscuidad y libertinaje eran conductas más bien normales y más explotadas por el varón. La mujer romana no tenía el privilegio de gozar de la independencia masculina. Sin embargo, aunque tenían que mantener una serie de códigos morales y sociales determinados, las mujeres casadas podían recibir visitas libremente.

El prostíbulo de Pompeya se amplió considerablemente como consecuencia de las guerras y conquista de los romanos. La clasificación consideraba las siguientes:

  • Meretrices: Únicamente trabajan de noche, estaban en listas públicas.
  • Prostibulae: Ejercían donde podían para librarse de registros e impuestos.
  • Delicatae: Eran los más poderosos quienes tenían acceso a esta categoría, se trataba de mujeres delicadas.
  • Famosae: Eran de alta categoría y pertenecientes a la clase gobernante.
  • Bustuariae: Ejercían en torno a cementerios.
  • Felatoras: Expertas de la fellatio, el acto considerado más degradante.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba