Home / Historia / Quetzalcóatl, ¿guerrero vikingo?

Quetzalcóatl, ¿guerrero vikingo?

Se dice que Quetzalcóatl fue un hombre rubio, blanco, alto, barbado y de grandes conocimientos científicos. Enseñó a los pobladores a labrar metales, además de orfebrería, astrología, entre otros conocimientos sobre religión, política y artes y que, tras emborracharse con el suave neutle (pulque), cometió actos bochornosos que le impulsaron a retirarse para siempre tomando rumbo hacia el Mar de las Turquesas o Golfo de México.

En 1789 Hans Ebeling publicó su obra “Un viaje al pasado” que a su vez fue traducida al islandés. En el epílogo, los traductores mencionan la saga (cuentos de genealogía) Eyrbyggja que narra sobre dos vikingos, Gudleif Gudlaugson (c. 1025) y Björn Breiðvíkingakappi (c. 965), que pudieron haber alcanzado la región de Yucatán.

Otras tres tradiciones de las sagas nórdicas mencionan que entre los años 965 – 986 Ari Marson zarpó de Irlanda con la intención de llegar a Groelandia. Sin embargo, el mar embravecido y tormentas torrenciales, le alejaron de su destino para arrojarlo en las costas de Yucatán.

Por otra parte, el Templo de los Guerreros en Chichen Itzá, sugiere que los europeos ya habían visitado México durante los años 600 y 900; en los murales aparecen representadas personas de piel blanca, negra y morena. Así mismo, los murales refieren a que los pueblos indígenas se aliaron con los negros cuando los blancos intentaron invadir por primera vez.

En el Popol Vuh confirma la diversidad de razas que se observan en los murales de Chichen Itzá: “No sabía a dónde se dirigían. Hicieron esto durante largo tiempo, cuando estaban allá en las praderas: el pueblo negro, el pueblo blanco, gentes de muchos rostros y muchas lenguas, en la incertidumbre al límite del horizonte”.

Respecto de las crónicas de Bernal Díaz del Castillo, se narra cómo el último emperador azteca, Moctezuma, tuvo miedo de la divinidad de Hernán Cortés, quien ostentaba un casco de latón que brillaba al sol. Al verlo, quisieron examinarlo y compararlo ya que, indicaban que hacía mucho tiempo había llegado a la Gran Tenochtitlán un hombre rubio, barbado y blanco portando un casco semejante que había regalado antes de marcharse. Los sacerdotes lo colocaron en la cabeza del ídolo del dios Huitzilopochtli y al compararlo resultó que el casco dorado del dios, era igual al de Cortés, salvo por los cornezuelos que tenía en ambos lados… al estilo vikingo.

En fin, se podría decir que los blancos de Chichen Itzá eran vikingos y probablemente fueron los primeros en llegar a América, previo a la colonización europea. Los vikingos fueron diestros navegantes que alcanzaron diferentes puntos de Europa. Navegando por el Atlántico, es posible que hubieran perdido el rumbo hasta alcanzar tierras mexicanas.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba