Home / Historia / Sensualidad y erotismo en el antiguo Egipto

Sensualidad y erotismo en el antiguo Egipto

Resguardado en el Museo Egipcio de Turín, Italia, se encuentra el papiro que desde su hallazgo, fue considerado un vestigio vulgar, pornográfico y escandaloso.

Descubierto en el siglo XIX, fue censurado hasta 1973 y todavía fue necesario esperar hasta 1987 para que se diera a conocer el primer estudio integral sobre el tema de la sexualidad y erotismo en el antiguo Egipto.

El papiro, denominado de Turín, o más bien, los trozos que sobreviven, reflejan una sociedad que, además de avances destacados también era practicante de encuentros íntimos. Incluso brinda detalle del cortejo amoroso: uso de espejos, pelucas, flores de loto y perfumes.

En contraste con los jeroglíficos altamente encriptados de los templos, los del papiro son más crudos. Es un documento sexual muy explícito del antiguo Egipto.

Según el estudio sobre “Léxico e iconografía erótica del antiguo Egipto”, la cópula a tergo, es la postura sexual más representada. El coito a tergo es aquel en el que el hombre penetra por la parte trasera a la mujer, tanto vaginal como analmente.

De las nueve posturas coitales mostradas, tres son a tergo; en dos se observa al hombre encima de la mujer, en otra, ella está sentada o encima del hombre. En otra escena hay dos amantes en pie y otra de difícil interpretación.

Algunas imágenes hacen referencia a militares de alto rango, de tal manera que la escena podría simbolizar una imagen satírica y humillatoria hacia el estamento militar egipcio.

En dos imágenes de coito posterior, se evidencia una representación de mujer con rasgos faciales simiescos cuya alusión hace referencia al icono de carácter sexual.

Pese a que el documento muestra la cópula a tergo como la más popular, de acuerdo a las fuentes escritas, se puede entrever que la posición más repetida en el ámbito sagrado es aquella en la que la mujer yace estirada bajo el hombre.

Adicionalmente, un estudio sobre la conducta sexual humana basado en 190 culturas actuales, demuestra que este tipo de coito no es el más usado, en ninguna de ellas.

Por lo anterior, una posible explicación sobre la explícita iconografía del papiro es que éste cumplía con un carácter satírico en el que la penetración sería probablemente por vía anal simbolizando humillación del personaje sodomizado. Y pos otro lado, tendría también la función de plasmar las fantasías eróticas de las propias experiencias sexuales o simple divertimento erótico.

Del papiro se conservan fragmentos de más de 3,000 años de antigüedad. La longitud del documento es de 2.6m de ancho por 25cm de altura.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba