Home / Historia / Una historia alucinante

Una historia alucinante

ergotización

Brujas, demonios, adoradores del diablo, magia, conjuros y demás, fueron denominaciones utilizadas para identificar a ciertas personas. Lo anterior, dado que mucho antes de que la ciencia iluminara el criterio social, la superstición fue la herramienta principal que alimentó el miedo, fanatismo e histeria ante comportamientos misteriosos que iban acompañados de cambios en la estructura vocal o facial, convulsiones, aparición de lesiones en la piel, pérdida de memoria y/o trastornos de personalidad.

Más de cien años después de la cacería de brujas en Salem, los científicos encontraron una razón bastante lógica para explicar algunos de esos eventos: envenenamiento por ergot.

El ergot es un hongo negruzco que, al igual que otras plantas, contiene diversos alcaloides, compuestos químicos orgánicos, que al ser ingeridos provocan trastornos cerebrales y en sistema circulatorio, como: alucinaciones, delirios, convulsiones e incluso gangrena.

ergot

Durante miles de años, los campesinos se esforzaron para evitar que el ergot, que crece en las espigas del centeno, se mezclara junto con el grano cuando se cosechaba el cereal, pero no siempre lo conseguían y el hongo terminaba mezclado con la harina que se incorporaba al pan, uno de los alimentos base en aquella época. Cuando éste entraba en el cuerpo, provocaba ergotismo (así se llama la intoxicación provocada por ergot).

Linda Caporeal, una graduada de la Universidad de California propuso que el envenenamiento por ergot había sido la causa de muchos episodios relacionados con posesiones demoniacas y brujería, incluso aquellos que incluían alucinaciones terroríficas, pues el ergot es uno de los precursores químicos para fabricar LSD.

envenenamiento por ergot

Sus propiedades alucinógenas han quedado registradas a lo largo de la historia, posteriormente, algunos estudios científicos realizados en el siglo XIX permitieron saber que sus alcaloides también servían como medicamento. En dosis adecuadas, la ergotina es capaz de detener hemorragias durante los partos.

Conforme pasó el tiempo, nuevos medicamentos de más fácil fabricación aparecieron para sustituir al ergot. Sin embargo, fueron los experimentos realizados con el hongo los que llevaron al químico Albert Hoffman a descubrir una nueva droga: el ácido lisérgico, mejor conocido como LSD.

La teoría del envenenamiento por ergot aún permanece en discusión, sin embargo, hoy en día conocemos muchos desórdenes mentales que fácilmente entrarían en la categoría de posesión (si no tuviéramos el conocimiento científico actual), por lo que no se descarta que muchos casos en la antigüedad hayan sido a razón del consumo de este hongo.

LSD

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba