Home / Historia / El uniforme de los bastardos

El uniforme de los bastardos

fff

Los alquimistas de la antigüedad representaban la putrefacción con el color negro, mientras que para los cristianos, el negro era una representación de la penitencia.

A finales de 1920 los hermanos Irving y Jack Schott sacan a la venta una cazadora de cuero negro, similar a la que usaban los oficiales alemanes. Más de 30 años después, introducen la versión 618, casi a la par del estreno de “The Wild One”, protagonizada por Marlo Brando, quien usó esa versión de la cazadora en su papel de Johnny, un ídolo rebelde e inconforme.

jhonny

La película fue censurada en Reino Unido y en E.U.A se llegó a prohibir el uso de la prenda en muchos institutos. Así nació el mito.

Un par de años después, en 1955, el periódico New York Times publicó una nota sobre dos grupos de pandillas que controlaban importantes calles y avenidas de la ciudad. En su mayoría vestían lo que denominaban “uniforme de diario”: chaquetas negras de cuero y botas. Aquellos guerreros adolescentes, fans del rock and roll, habían tomado el discurso de Johnny; no sabían a dónde se dirigían ni tampoco por qué lo hacían. Estos individuos se rodearon de un atractivo misterioso y seductor, eran auténticos rebeldes urbanos.

Los medios de comunicación pronto se llenaron de noticias amarillistas alertando sobre el uniforme de aquellos vándalos. Decían que las chaquetas negras incitaban a conflictos intergeneracionales, a las bajas pasiones y que su forma de rebeldía no era más que pura adrenalina nihilista.

El uniforme de los bastardos no tardó en desembarcar en Europa, siendo Berlín un punto clave en esta historia, pues en el mismo año, un grupo de pandilleros amantes de las motocicletas atacaron a una chica solitaria. Las identidades de los maleantes nunca se conocieron, únicamente se dijo que todos vestían chaquetas negras de cuero. Francia, Inglaterra, Holanda e Italia tuvieron noticias similares. Era la primera vez que sucedía algo así, el mundo se había puesto de cabeza y los jóvenes desafiaban públicamente a la autoridad: los adultos.

gang

La chaqueta negra de piel (o sintética, para quienes no podían permitírsela) se había convertido en el uniforme de la delincuencia.

Los sesentas trajeron consigo una nueva moda, llena de color y ahí empezó el declive del uniforme bastardo. Casi todos los forajidos y bikers prefirieron adoptar un estilo sucio, casi haciéndose pasar por vagabundos (amenazantes).

Ya en los años setenta la imagen del cuero negro hizo su triunfal regreso. Se habla de que la proliferación de los clubes leather (de temática homosexual) y la aparición de nuevas subculturas como el heavy metal, ayudaron a traer de regreso esta moda. Lo que sucedió después y hasta este mismo momento es ya evidente.

rob

La chaqueta negra de cuero nos remite a una época no sólo mágica, sino también auténtica y hasta cierto grado, peligrosa.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba