Home / Hoy Toca / El daguerrotipo

El daguerrotipo

daguerrotipo

¿Cuántas veces has escuchado, “a la cuenta de tres todos dicen whisky”?, pones tu mejor sonrisa y la pose perfecta, tu mirada es fija hacia la cámara hasta que desaparece el flash y el sonido del disparo.

La fotografía es uno de los recuerdos tangibles más importantes en la vida, ya que gracias a esos pequeños papeles en los que nuestros rostros quedan plasmados, podemos revivir experiencias inolvidables.

Pero ¿de dónde parte esta idea de inmortalizar una imagen sobre un lienzo? Louis-Jacques-Mandé Daguerre, más conocido como Louis Daguerre fue el primer divulgador de la fotografía, tras inventar el daguerrotipo.

De inteligencia natural y con una extraordinaria facilidad para el dibujo, Daguerre se empleó como aprendiz de arquitecto, donde aprendió a trazar planos y hacer dibujo en perspectiva. A la vez trabajaba con el famoso diseñador de escenarios para ópera y teatro, Degoti. Es ahí cuando empieza a darse a conocer por sus trabajos, consagrándose entre los hombres más importantes del teatro y logra una de sus creaciones más espectaculares en la obra “Misa del Gallo en Saint-Etienne-du Mont”, por el realismo de su perspectiva.

Louis inventó e diorama, que es la instalación mediante la cual se proporciona sensación de profundidad a las imágenes. Este invento despertó la atención del público en un espectáculo que consistía en crear la ilusión al espectador de que se encontraba en otro lugar a través de imágenes enormes, que se podían mover y que se combinaban con un juego de luces y sonidos.

Daguerre seguía con sumo interés los descubrimientos que se realizaban en aquella época sobre la fotografía. Utilizaba la cámara oscura para hacer maquetas de sus grandiosas composiciones, y se ocupó seriamente en reproducir sus trabajos. Hizo algunos ensayos con sustancias fosforescentes, pero la imagen era fugaz y visible tan sólo en la oscuridad.

En 1835 Louis hizo un descubrimiento importante por accidente. Puso una placa expuesta en su armario químico y encontró después de unos días, que se había convertido en una imagen latente, por efectos del mercurio que se evaporaba y actuaba como revelador. Daguerre perfeccionó el daguerrotipo hasta 1838. Éste no permitía obtener copias, ya que se trata de una imagen positiva única. Además, los tiempos de exposición eran largos y el vapor de mercurio tenía efectos tóxicos para la salud.

En 1838 se tomó la que se cree es la primera fotografía de personas vivas. Sin embargo, debido al largo tiempo de exposición para impresionar la imagen alrededor de quince minutos, en las horas de máxima irradiación, no aparece el tráfico, pues se mueven demasiado rápido. Las únicas excepciones son un hombre y un chiquillo que limpiaba sus botas, que permanecieron en la misma posición durante el tiempo que tardó la exposición del daguerrotipo.

Con la aportación de Daguerre, se consiguió reducir a un período comprendido entre los cinco y los cuarenta minutos el tiempo necesario para la toma de imágenes. A partir de este momento, Daguerre comienza a trabajar en la mejora del procedimiento químico con el empleo del yoduro de plata y el vapor de mercurio.

Gracias a sus actuaciones logró contactar con François Aragó, científico y político liberal, quien en el año 1839 presentó públicamente el invento ante la Academia de Ciencias Francesa.

Daguerre logró un reconocimiento unánime por todo el mundo, recibiendo nombramientos de academias extranjeras y condecoraciones francesas y extranjeras. Hasta la fecha de su muerte, el 10 de julio de 1851 se dedicó a la fabricación en serie de material fotográfico.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba