Home / Hoy Toca / El museo de las loncheras

El museo de las loncheras

lunchbox2

Desde los cincuentas hasta los ochentas las loncheras de metal fueron un accesorio necesario en todos los niños de la primaria. Era un aspecto importante que decía en voz alta cuáles eran tus gustos y reflejaba a detalle tu personalidad (o los gustos de tu mamá).

El reinado de las loncheras de metal terminó en los ochentas gracias a que algunas mamás de Florida, Estados Unidos, se reunieron para reclamar que las loncheras de metal eran armas para los niños cuando se peleaban. Fue por eso que decidieron hacer loncheras suaves de tela. A un hombre llamado Allen Woodall, le pareció importante conservar este tipo de caja de metal que presentaba los personajes de cada cultura y década.

Se ha perdido la cuenta de la cantidad de loncheras, pero se dice que tiene miles, fue por eso que armó un museo de su colección que se ubica en Columbia, Georgia, E.U.

Al llegar al museo, se pueden ver, en las cuatro paredes, todas las loncheras acomodadas por orden alfabético, desde Adam 12 hasta Yoda. También hay unas colgadas del techo y otras en mesas y sillas.

lunchbox

Es uno de esos museos en los que puedes tocar e incluso quitar de su lugar los objetos.

Una experiencia común en el museo, comenta Allen, el coleccionista, es que la gente busca esa lonchera de su memoria que tenía de pequeño. Comenta que ver la sonrisa de la gente cuando la encuentra es lo mejor.

Hay algunas que se encuentran en la colección privada, una de ellas es la de Superman, pues se dice que se puede vender hasta en 10,000 dólares.

También tiene otro tipo de colecciones en otros cuartos, como de autos clásicos, aviones modelo y algunos juguetes viejos.

Al fin y al cabo el cuarto que más llama la atención es el de las loncheras, pues es de esos lugares que llenan de nostalgia el alma. Esos recuerdos de la infancia que sacan una sonrisa en cada espectador.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba