Home / Hoy Toca / Las matronas o parteras

Las matronas o parteras

matrona

Se dice que desde que existe la humanidad, las mujeres han sido asistidas en el parto por otra mujer. ¿Qué es lo que ha pasado a lo largo de la historia, que ha hecho que esto haya ido cambiando, y ahora los que más reciben bebés son los hombres dado su profesión de ginecólogo? Y es que es de las pocas cosas que en vez de haberse ampliado a más mujeres, ha disminuido notablemente.

Esta ocupación tiene una larga trayectoria y ha tenido diferentes acepciones en las distintas épocas. En el siglo II d.c. se habla de la matrona como una figura especial. El trabajo sobre ginecología de Soranus describía las características que una partera tenía que tener; culta, inteligente, con buena memoria, que le gustara su trabajo, que no tuviera incapacidades que disminuyeran su percepción y que tuvieran, de acuerdo con algunos, dedos largos y finos con uñas cortas. Otro aspecto que resulta muy interesante es el hecho de que las matronas tuvieran una función que no sólo era de médico sino también ejercían ayuda psicológica, ya que estaban obligadas a mostrar una actitud comprensiva.

En algunas reglamentaciones romanas se implica que las matronas disfrutaban, aparte de un buen pago, de un alto estatus ante los doctores masculinos. Pues éstos las reconocían en los trabajos y estudios sobre las enfermedades de la mujer y observaciones de ginecología. Un ejemplo de esto fue Salpe de Lemnos, la cual es mencionada en varias ocasiones en los trabajos de Plinio. Dado que los servicios de una partera eran elevados en precio, las mujeres pobres no podían pagar a una profesional, lo que ocasionaba que fueran asistidas por mujeres de su familia.

Más adelante en el cristianismo la concepción de las matronas cambió ya que había muchas que ayudaban al aborto de las mujeres. Se dice que las parteras obtuvieron una mala reputación cuando éstas se hacían cómplices de las mujeres que querían perder a su hijo cuando las razones de esto eran adulterio. Para proteger a las matronas de las brujerías, estaban obligadas a hacer un juramento de que no iban a usar la magia en los partos. Siempre estuvieron bajo el ojo estricto de la Iglesia.

Fue en el siglo XVIII que los médicos comenzaron a comprobar ciertos procedimientos científicos más modernos. Esto ocasionó que las matronas fueran desplazadas.

Ahora aunque la gran mayoría de los partos ocurren en hospitales, ha habido muchas mujeres que buscan a una partera para que las asistan en el parto en lugar de un doctor. Esto se debe a que empezaron a salir a la luz, ciertas teorías en contra de los procedimientos rutinarios y que al parecer no eran tan buenos, como por ejemplo, la cesárea y la epidural. Estas son modas como todo y ahora, la tendencia parece regresar a lo más “natural”. Hay hospitales modernos que cuentan con parteras. Hay escuelas y cursos para capacitar a las mismas en todas partes del mundo. ¿Podría ser esto el futuro para dar a luz?

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba